México y el mundo sufren “tsunami” COVID, y el virus feliz: intentará mejorarse



El inicio de una nueva ola de la pandemia por el virus SARS-CoV-2 golpea a México, donde ya pesa el desgaste social de varios meses de medidas sanitarias, coinciden especialistas en salud. Sólo esta semana la Secretaría de Salud contabilizó 33 mil 626 nuevos contagios en un día y 44 mil 187 en otro, las cifras más altas durante toda la pandemia.


Tomado de: Montserrat Antúnez Estrada / Sin Embargo

Dia de publicación: 2022-01-14


Ciudad de México, 13 de enero (SinEmbargo).– México rompió récords en contagios de COVID-19 en los últimos días. Desde el primer día del año hasta el 12 de enero, la Secretaría de Salud ha registrado más de 230 mil nuevos casos, es decir, un aumento de 80.4 por ciento en comparación con los contabilizados en el mismo periodo de 2021, cuando la pandemia registró un repunte importante.

A nivel mundial el panorama es similar, tan sólo la semana pasada se convirtió en la de mayor número de infecciones desde que empezó la contingencia al registrarse quince millones de nuevos casos, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En América, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó este miércoles que los nuevos contagios pasaron de 3.4 millones el 1 de enero a 6.1 millones el 8 de enero.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, alertó este miércoles que no debe subestimarse la capacidad de la variante Ómicron de causar daño y aseguró que no será la última mutación del coronavirus que se detectará, por lo que no se puede predecir si la próxima causará un tipo de enfermedad más o menos grave.

Personas hacen fila para realizarse una prueba y detectar la COVID-19 en un modulo instalado en la Ciudad de México. Foto: Isaac Esquivel, EFE.

“Ómicron puede ser menos grave en la infección que causa a un individuo, pero esto no significa que provoque una enfermedad leve. En estos momentos hay mucha gente en todo el mundo que está en unidades de cuidados intensivos y con ventilación mecánica, por lo que obviamente no diría que se trata de una enfermedad que se puede tomar a la ligera”, dijo a su vez el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, el miércoles en una rueda de prensa.

En el mismo sentido se pronunciaron especialistas consultados por SinEmbargo al alertar que de no frenarse la transmisión también crecen las posibilidades de que las personas enfrenten más complicaciones a su salud y que se formen nuevas variantes.

“Las variantes se van a seguir presentando, las mutaciones se van a seguir presentando entre tanto la gente no se siga vacunando. Cada vez que el virus pasa de una persona a otra se incrementa la posibilidad de que vaya a haber mutaciones y de que se vaya a presentar una nueva variante cada vez que una persona se infecta y le da la oportunidad de virus de replicarse”, explicó en entrevista Héctor L. Frisbie, doctor y especialista en salud pública.

“Las variantes que nos preocupan son las que causan más números de casos, Ómicron no causa tantos casos graves, pero sí un volumen muy elevado y por ello se incrementa la posibilidad de que la salud de alguien se pueda complicar si se enferma”, agregó.

El panorama nacional se agravó desde diciembre, cuando las autoridades sanitarias detectaron el primer contagio causado por esta variante que se propaga más fácil, aunque no ha impactado en un incremento de muertes y hospitalizaciones por la enfermedad.

Los efectos de Ómicron, que se detectó primero en Sudáfrica, se propagó por Europa y luego en Estados Unidos, ya son visibles. Actualmente los nuevos contagios por COVID no sólo son más de los que hubo durante los primeros días de 2021 en México –115 mil 539–, si no que superan los registros de inicios de julio de ese año, cuando el país atravesaba una tercera ola de la pandemia.

Datos de la Secretaría de Salud muestran que del primero al 12 de julio de 2021, a días de que el Gobierno mexicano reconoció que se estaba frente a una nueva ola de contagios, se reportaron 74 mil 305 casos, mientras que en los primeros días de este año suman 234 mil 530, una cifra 215 por ciento superior.

Aunque en México ya se concretó la vacunación de 82.8 por ciento personas mayores de 18 años, según datos de la Secretaría de Salud, la variante Ómicron ha impactado en especial a quienes no han sido inmunizados.

Hasta diciembre de 2021 se sabía que 70 por ciento de las hasta entonces 23 personas enfermas con la variante no estaban vacunadas, como informó en conferencia ese mes el Subsecretario de Salud Hugo López-Gatell.

Ante este panorama, el doctor Héctor L. Frisbie llamó a la población a vacunarse y a las autoridades a acelerar el proceso de compra y aplicación de vacunas porque, dijo, “es la manera más eficiente de contener una pandemia” y disminuir la velocidad de la transmisión del virus y sus variantes.

Al reto que representan los contagios por Ómicron se suma el llamado que han hecho las autoridades como el Subsecretario de Salud Hugo López-Gatell para evitar hacer pruebas PCR ante la escasez que enfrenta el mundo y el hartazgo social causado por las medidas sanitarias implementadas durante los casi dos años de la pandemia.

“Hay un desgaste social bastante importante. Mucha gente ya no aguanta el encierro y eso ha ocasionado que se relajen las medidas. Esto se ve, por ejemplo, en el uso de cubrebocas, ya prácticamente lo usamos para cubrir con ciertos requisitos en algunos lugares donde te prohíben la entrada si no lo traes, pero al entrar o al salir te lo quitas. Entonces creo que ahora prácticamente lo estamos usando como requisito y no como una medida de prevención, lo cual obviamente está repercutiendo en el número de casos”, expuso Jorge Castañeda Sánchez, Coordinador del Doctorado en Ciencias Biológicas y de la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La llegada de la variante Ómicron preocupa a México desde diciembre, pues con la temporada invernal crece el peligro de que la influenza y el coronavirus converjan, un temor que se hizo realidad en los últimos días, cuando Jalisco y Nayarit confirmaron al menos tres casos de “flurona”.

EL AUMENTO DE CASOS

Jorge Alcocer, Secretario de Salud, reconoció desde el 20 de noviembre que se detectaron “indicios de una cuarta ola” de COVID-19, pero fueron los últimos 15 días de diciembre, durante el inicio de las fiestas de fin de año, cuando se registró un repunte significativo en los casos positivos.

De acuerdo con los datos de la Secretaría de Salud, la semana del 20 al 26 de diciembre se registraron 18 mil 259 contagios, mientras que en los últimos siete días de 2021 hubo un incremento exponencial al sumar 38 mil 491.

“A partir de finales de diciembre y ahora en principios de enero comenzamos a ver que el número de casos aumenta. Vemos que estamos establecidos en el inicio de la cuarta ola, tenemos un número de casos inclusive superior a los reportados en otras olas pasadas”, dijo en entrevista Castañeda Sánchez, doctor en inmunología.

En los primeros días de 2022 los datos también muestran un número más alto de casos activos comparado con el de inicios de 2021 y el de julio del año pasado, durante la tercera ola de la pandemia. Hasta el 12 de enero, Salud reportó que 205 mil 551 personas presentaron síntomas de COVID-19 en los últimos 14 días; la Ciudad de México concentra el mayor número de casos, con 52 mil 827 y son 25 los estados con una tasa de incidencia de contagios activos mayor a 70 por cada 100 mil habitantes, entre ellos están Baja California Sur y Quintana Roo, entidades famosas por recibir al turismo internacional.

Los casos activos crecieron 177.1 por ciento en los primeros 12 días de enero comparados con el mismo periodo de 2021, cuando había 74 mil 158. La cifra fue más baja del 29 de junio al 12 de julio del 2021, cuando se informó de 53 mil 389 contagios activos.

Actualmente los casos Ómicron no se ven reflejados en la ocupación hospitalaria, pues la Secretaría de Salud informó hasta este 11 de enero que las hospitalizaciones a nivel nacional han aumentado dos puntos porcentuales ubicándose en 23 por ciento, mientras que la demanda de camas con ventilador mecánico no registró cambios y se sitúo en 14 por ciento.

Otro factor que da cuenta del momento de la pandemia que vive México son las solicitudes de incapacidades por enfermedades respiratorias en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), trámite que se restableció esta semana luego de operar durante el primer año de la pandemia.

El martes, el director del IMSS Zoé Robledo informó en entrevista con Denise Maerker que sólo en la primera semana de enero se hicieron 90 mil peticiones ante la institución. 

PIDEN PRECAUCIÓN Y EVITAR PRUEBAS

Los últimos días se han caracterizado por los llamados de autoridades como el Presidente Andrés Manuel López Obrador a  evitar hacerse pruebas para detectar COVID-19 porque escasean no sólo en México sino también a nivel global. El Jefe del Ejecutivo incluso defendió que la nueva variante Ómicron provoca una enfermedad más leve horas antes de dar positivo a coronavirus.

El investigador Jorge Castañeda calificó este tipo de comunicaciones como “una falla importante en el Gobierno federal” porque consideró que es una forma “de desestimar o minimizar” la situación. También pidió a las autoridades comprender que la ciudadanía acude a hacerse pruebas porque temen estar enfermos, aunque también destacó que influye el entorno laboral porque las compañías les están pidiendo a sus empleados que ante cualquier síntoma respiratorio se hagan una prueba PCR, lo que, recordó, no es necesario.

“Entiendo que el llamado se hace por la escasez de pruebas, pero estos comentarios que llaman a no hacer pruebas me parecen incorrectos porque lo único que harán es aumentar la psicosis social de que todos estamos infectados, y no. Hay que darle certeza a la población aplicando un número importante de pruebas para que estén seguros sobre si tienen o no COVID”, mencionó.

En el mismo sentido el doctor Héctor L. Frisbie opinó que es “absurdo” que presentar pruebas también sea un requisito para regresar a clases en algunas escuelas. “Pedirle a los estudiantes pruebas para que puedan ir a la escuela es absurdo, lo único que va a hacer es que va a generar una escasez de pruebas, a generar una sobre demanda de pruebas innecesaria y es por eso que se empiezan a escasear y la gente que de verdad tiene síntomas pues se quiere ir a hacer una prueba y no se la puede hacer porque no hay”, mencionó.

El doctor también consideró que las autoridades mexicanas todavía pueden mejorar aspectos sobre el tratamiento de la pandemia como “apropiarse del discurso oficial y transmitir información eficiente”, además invertir recursos en hacer  accesibles cubrebocas más eficientes, principalmente a personas que se exponen todos los días por ejemplo al utilizar el transporte público.

“La decisión más inteligente es contener a transmisión comunitaria de la enfermedad y esto se hace vacunando o quedándote en casa, utilizando cubrebocas y ventilando los espacios”, insistió.


https://www.sinembargo.mx/13-01-2022/4102251

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=260312 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Lo más comentado