Crearán robots con sentimientos; entrevista con Roger Bartra



En su libro Chamanes y robots el autor plantea el futuro de los humanos y la inteligencia artificial y destaca que los ingenieros ya trabajan en ello

Tomado de: Juan Carlos Talavera / Excesior

Dia de publicación: 2019-12-28


Los robots del futuro tendrán conciencia, crearán obras artísticas originales, poseerán emociones y hasta sentirán deseo sexual, dice a Excélsior el pensador, sociólogo y académico Roger Bartra (Ciudad de México, 1942), quien recién publica su libro Chamanes y robots, un ensayo provocador sobre el futuro de los humanos y la inteligencia artificial.

Bartra reconoce que aún faltan varios siglos para que esto pueda concretarse, pero nos recuerda que los ingenieros dedicados a crear máquinas inteligentes, ya trabajan en la creación de conciencia artificial, una idea tan temeraria como posible.

“Seguramente no estamos tan cerca de eso, pero muchos ingenieros dedicados a crear máquinas inteligentes ya lo están intentando, aunque hasta el momento sólo se han creado máquinas dotadas de una inteligencia focalizada en una tarea”, comenta el también autor de Cultura y Melancolía.

Un ejemplo: en este momento las máquinas juegan ajedrez y pueden hacerlo mucho mejor que cualquier campeón mundial, pero sólo pueden jugar ajedrez o golf; y no pueden hacer otras cosas, no son máquinas multiusos como nosotros, que podemos jugar ajedrez, escribir y hacer más cosas al mismo tiempo y eso aún no se ha logrado reproducir.

Una vez que se logre esto, señala, se buscará que esas máquinas sean autoconscientes, es decir, que dejen de ser objetos y pasen a ser sujetos.

¿Podría una máquina del futuro crear una obra original?, se le cuestiona al pensador mexicano. “Las máquinas inteligentes que tenemos hoy están más cerca de producir creaciones artísticas que de tener consciencia o autoconsciencia. No hace mucho, en París vi una exposición sobre arte y robótica, y fue fascinante ver a estos robots dibujar. Pronto la inteligencia artificial podrá crear cosas a un nivel que se va acercando a la música clásica o a la música popular.

“El problema aquí es que esas creaciones artificiales aparentan tener una sensibilidad y que crean arte a partir de experiencias emocionales. La realidad es que no tienen esas experiencias y, por tanto, no pueden crear arte, en el sentido de una sonata de Beethoven o un cuadro de Picasso, que llevan una carga emocional que, por lo pronto, las máquinas sólo pueden imitar”, asevera.

En este sentido, Bartra, puntualiza que una máquina aún no tiene experiencias emocionales y no las transmite, sino que simplemente ha aprendido a imitarlas. “Aunque es cierto que algunas máquinas son muy interesantes. Recuerdo una que es capaz de hacer retratos a partir de fotografías, pero claro, esa máquina no siente nada cuando realiza la tarea”.

Lo mismo sucede cuando se programa a una computadora para que haga una composición al estilo de W.A. Mozart, abunda. Sí, la máquina puede hacerlo, pero son imitaciones y, en el fondo, no hay una creación como las que podemos reconocer y apreciar en el arte, porque esas máquinas no tienen conciencia ni emociones…  pero sí pueden provocarnos emociones y sí logran hacer obras de arte.

ENIGMA SEXUAL

Otra de las ideas que Bartra plantea en Chamanes y robots, publicado por la editorial Anagrama, es que algún día las máquinas podrán sentir placer sexual.

“Sí, en un futuro lejano. En estos momentos sólo hay máquinas eróticas, que tienen las mismas peculiaridades que esas máquinas que crean una composición musical, un retrato o una obra de arte. Pueden despertar emociones en nosotros, pero esas máquinas no sienten nada”, señala el también autor de La melancolía moderna.

Y añade: “Es cierto que algunas empresas ya fabrican muñecos y muñecas eróticas que son una especie de imitación del cuerpo humano, que se mueven, hablan y parecen tener respuestas, con las cuales es posible hacer el amor. Sin embargo, quien tiene sensaciones es la persona que interactúa con esos muñecos electrónicos”.

¿La conciencia y el deseo sexual van de la mano?, se le pregunta. “Planteo que tener emociones de tipo sexual o de cualquier otra naturaleza es fundamental para desarrollar una conciencia. Aquí el enigma es saber si será posible lograr emociones sobre la base de un sustrato no biológico o si se necesita de una base biológica.

“Si se opta por buscar una base biológica, entonces puede uno imaginar que esos cultivos orgánicos utilizados para construir órganos para implantar –llamados organoides–, se podrían desarrollar y enchufar a una máquina mediante un módem, para que les transmita emociones que sí puede sentir la materia orgánica”.

Sin embargo, Bartra acepta la posibilidad aún es muy lejana. “Sí, estamos lejos de eso. Aunque si pensamos en los videojuegos, donde hay un robot inteligente que está conectado a nuestra carne humana (el jugador), y vamos un poco más allá de eso, quizá los humanos quedarían como prótesis que proporcionarían emociones a las máquinas”.

En su libro, Bartra menciona una segunda posibilidad para que las máquinas pudieran desarrollar una conciencia: “Otra vía es crear vida artificial no basada en el carbono, es decir, que no sea biológica, sino metálica. El problema sería que los ingenieros deberían crear una máquina que contenga elementos biológicos o imitación de biología, pero capaces de tener sensaciones y de ahí pasar a las emociones; y esto sería un requisito para crear conciencia artificial”, abunda.

Todas estas ideas parecen extraídas de un libro de ciencia ficción. Sin embargo, en su ensayo Bartra recuerda que el filósofo francés Jean-François Lyotard (1924-1998) refirió el verdadero problema que enfrenta el ser humano: la extinción del Sol.

“El Sol está envejeciendo y dentro de cuatro mil 500 millones de años explotará, lo que acabará con todo rastro de nuestro sistema planetario y de la vida en la Tierra. (Y) la única escapatoria será encontrar la manera de simular las condiciones que permitan que el pensamiento sea posible materialmente cuando hayan desarrollado las condiciones que sostienen la vida en la Tierra”, concluye.

La ley de derechos de autor prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Excélsior sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.


https://www.excelsior.com.mx/expresiones/crearan-robots-con-sentimientos-entrevista-con-roger-bartra/1355442

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=228218 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *