No son iguales, pero ¡cómo se parecen!





Arturo Soto Munguía/


Dia de publicación: 2020-09-15


A los comentócratas y opinólogos que últimamente han poblado el mundillo de las redes sociales habrá que agregar dos nuevas categorías: la de los especulócratas y la de los conspiracionólogos.

Lo sucedido ayer en la sesión virtual de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales ofreció por cierto, un magnífico caldo de cultivo para que germine toda clase de conjeturas.

Los diputados integrantes de esta comisión aprobaron sendos dictámenes para exorcizar el fantasma del juicio político contra la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero, su secretario José Guadalupe Morales y su ex tesorero Jesús Antonio Covarrubias; también contra el alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal y contra el magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Sonora, José Santiago Encinas Velarde.

Los alcaldes en comento, ambos de Morena habían sido denunciados por presuntas irregularidades en sus administraciones, pero los diputados concluyeron que no había elementos suficientes para iniciar procedimientos en su contra, y patearon el balón a la cancha del Instituto Superior de Auditoría Fiscal y la Fiscalía Especial Anticorrupción.

El caso del magistrado debería cocerse aparte. Fue denunciado por el destituido fiscal de delitos electorales, Pedro Pablo Chirinos quien solicitó también juicio político en su contra por considerar que ha incurrido en acciones y omisiones que vulneran derechos humanos, atacan las instituciones democráticas y perjudican el interés general de la colectividad, lo que puede resumirse en dos palabras: “me corrieron”.

Por cierto, para catalizar su demanda de juicio político contra el magistrado, Chirinos se acogió a la bancada de Morena, que durante algunas semanas estuvo amenazando con el petate del muerto para hacer valer su mayoría en este caso. Finalmente terminó votando en contra de la solicitud de Chirinos.

Para aproximarnos a la realidad, veamos quiénes son los integrantes de la Comisión dictaminadora, a qué partidos pertenecen y cuál fue el sentido de su voto.

Dicha comisión está integrada por nueve [email protected], a saber, tres de Morena: Norberto Ortega Torres, Raúl Castelo Montaño y Griselda Soto Almada; dos del PRI: Jorge Villaescusa y Nitzia Gradias; uno del PES, que la preside, Julio Alfonso Montes Piña; una del PT, María Magdalena Uribe y una de MC, María Dolores del Río.

Cualquiera supondría que si los munícipes en capilla pertenecen a la coalición Juntos haremos historia, los diputados de esa coalición habrían de cuidarles las espaldas, aunque tanto Montes Piña como Magdalena Uribe, así como María Dolores del Río, que no pertenece a esa coalición habían mantenido posiciones críticas que hacían suponer un voto a favor del juicio político. Al final, también ‘recapacitaron’ y votaron en contra.

Los dos priistas se habían mantenido nadando de muertito, en el lago de los tibios posicionamientos.

El panista Eduardo Urbina fue promotor del juicio político y sus dos compañeros de bancada, Alejandra López Noriega y Gildardo Real incluso suscribieron las demandas junto a regidores de ambos ayuntamientos.

Pero algo pasó en los últimos días, porque la votación de ayer fue un aplastante 8 a 1 que dejó a Eduardo Urbina perdido en el mar de las cavilaciones sobre las veleidades legislativas y la fragilidad de las alianzas coyunturales.

¿Había elementos para incoar el procedimiento de juicio político?

Al menos para la comisión dictaminadora no. El siguiente paso es que el dictamen ‘baje’ al pleno y allí se saquen cuantos trapitos haya a lugar.

Vale la pena apuntar, nomás como referencia, que esa misma comisión desechó de facto la solicitud de juicio político contra el alcalde priista Manuel Ignacio Acosta “El Maloro”.

A la sesión en que se dictaminaría al respecto faltaron los diputados de Morena y del PRI y al no haber quórum y estar sobre el plazo fatal para vencer el término de la decisión correspondiente, la solicitud de juicio político contra El Maloro se diluyó en la nada.

Hoy, dicen que el PRI le devolvió el favor a Morena. Pero como la conspiranoica lectora, el especulativo lector lo saben, eso queda para la germinación de suposiciones y el finísimo picado de cebolla.

Personalmente creo que a estas alturas no debe haber sorpresas para que no haya sorprendidos. La alternancia y la configuración de nuevas mayorías legislativas sólo han servido para confirmar que la hegemonía de hoy no es igual a la del pasado.

Y pues no, no son iguales. Pero jíjuelachingada, ¡Cómo se parecen!

Por lo pronto reportan a la alcaldesa de Navojoa muy risueña y al alcalde de Cajeme, de acuerdo con el colega y amigo Fernando Oropeza, internado en un hospital para atenderse severas escoriaciones producto del peladón de reata que le dieron.

Dejo constancia de que esta poco elegante y menos fina alocución no es de quien esto escribe, sino del señor Oropeza, que suele ser muy pulcro en su tuiteo, pero a veces se le chispotea.

II

Al hacer el recuento de los muertos por el crimen organizado solemos voltear a ver a los acribillados en tiroteos, ejecutados a sangre fría; encobijados y decapitados y hasta a los llamados ‘daños colaterales’, que no son otra cosa que inocentes con la mala suerte de estar en el lugar y el momento equivocados.

Aun así, son muchos y contando. Pero no tantos como los otros muertos, esos que deambulan por las calles con el alma seca y la mente extraviada por el abuso de las drogas que son finalmente el motor de ese ilegal y redituable negocio; esos que en estratos económicos más altos, a su vez matan a sus familias de miedo, de angustia, preocupación, incertidumbre y desolación.

El tema de las adicciones es de una gravedad terrible y quizás el menos atendido desde una perspectiva de salud pública, más que desde la óptica de la criminalización; considerando la gravedad del problema, los esfuerzos hechos hasta el momento parecen insuficientes.

Sin embargo, cada paso que se dé en el sentido de la prevención de adicciones merece ser apoyado con todo.

Ayer la gobernadora Claudia Pavlovich puso en marcha el programa Advertencia Sonora, una ambiciosa estrategia para alcanzar de inicio a 156 mil niñas y niños de 240 escuelas secundarias en los municipios donde se ha detectado mayor incidencia de adicciones: Hermosillo, Cajeme, Navojoa y SLRC.

En una segunda etapa se trabajará en Nogales, Santa Ana, Moctezuma y Guaymas con 320 preventores escolares previamente capacitados.

Se trata de un programa surgido desde la sociedad civil en cuyo diseño participaron durante meses especialistas en la materia, empresarios y organizaciones sociales; profesionistas y funcionarios públicos.

Ayer mismo, la alcaldesa Célida López inauguró el Centro Municipal de Tratamiento de Adicciones, un espacio para albergar inicialmente a 20 menores, pero con capacidad para atender dignamente a 86 de ellos.

Este fue uno de los compromisos de la alcaldesa que, después de dos años y 15 millones de pesos, se ha concretado.

Los gobiernos ya entendieron que la palabra clave para contener el crecimiento del flagelo de las adicciones es: PREVENCIÓN.

 
También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto
Visita www.elzancudo.com.mx


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=239305 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Lo más comentado