Los 100 mil votos para ganar Hermosillo





Arturo Soto Munguía/


Dia de publicación: 2017-11-09


Hace varios procesos electorales, quizá desde hace casi 20 años, Hermosillo se gana en las urnas, con no menos de 100 mil votos. Pensar que alguna de las fuerzas emergentes puedan alcanzar esa cifra en 2018 es poco menos de una quimera.

 

Sin embargo, la aparición y crecimiento de fuerzas como Morena, Movimiento Ciudadano y algún candidato independiente como podría ser David Figueroa Ortega, introducen variables interesantes que pudieran modificar el comportamiento electoral en la capital, donde se encuentra casi un tercio del padrón electoral de Sonora.

 

Habrá, desde luego, un voto de castigo al actual gobierno municipal, que no ha podido encontrar la fórmula para disminuir los índices de inseguridad y ha tenido que cargar con políticas públicas que le cargan la mano al ciudadano, especialmente las relacionadas con las tarifas de agua potable, sin duda un tema que golpea el bolsillo popular y de las clases medias.

 

Lo anterior, sin embargo, y eso hay que subrayarlo, no ha impedido que el PRI sea el partido que siga contando con la estructura más completa en todas las secciones electorales y que en los próximos meses aceite esmeradamente su maquinaria para operar en las campañas y en el llamado “Día D”.

 

Y antes de que alguien suelte una retahíla de descalificaciones, veamos algunos datos que podrían acercarnos a una prospectiva medianamente atinada de lo que pudiese suceder el año que entra en la capital de Sonora.

 

En 2012, Alejandro López Caballero, del PAN (aliado con el PANAL), obtuvo el triunfo en la alcaldía, con 144 mil 263 votos. Recordemos que era la elección intermedia en el sexenio de Padrés; López Caballero venía de su Secretaría de Hacienda, con las alforjas llenas y eso le permitió cooptar, junto con su fundación, a muchos de los liderazgos priistas, que durante su trienio se mantuvieron fieles a la ventanilla en Palacio Municipal.

 

En la elección de diputados locales el PAN obtuvo el carro completo, ganando los cinco distritos. Así llegaron a esa legislatura: Luis Ernesto Nieves, Javier Neblina, Perla Susuky Aguilar, José Serrato Castell y Juan Manuel Armenta.

 

Tres años después la historia se invirtió. El PAN perdió más de 40 mil votos, que aparecieron de pronto en el lado tricolor, que casi llegó a 150 mil votos, mientras el blanquiazul apenas rebasó los 100 mil.

 

Fueron varias las causas para que este fenómeno se produjera, entre otras el desgaste del gobierno padrecista y una campaña del PRI bastante fuerte en materia de señalamientos sobre corrupción, tráfico de influencias, enriquecimientos inexplicables por un lado. Por el otro, las pugnas internas en el PAN, que todavía no se superan, y no se ve que vayan a superarse rumbo a la próxima elección. Antes bien, podrían agravarse.

 

En la elección 2015, la sorpresa fue el Movimiento Ciudadano, cuyos principales cuadros provienen de Acción Nacional, y que lograron 18 mil 882 votos en las urnas, lo que les permitió contar con dos regidores plurinominales en la actual administración. La actual dirigente estatal de MC es María Dolores del Río, que en su momento fue considerada la candidata de Alejandro López Caballero, pero la nomenklatura padrecista no la dejó llegar, imponiendo a Damián Zepeda Vidales, a la postre vapuleado por el Maloro.

 

MC ha venido trabajando desde entonces en temas que le duelen a la gente, señaladamente los relativos a las tarifas de agua potable, concesión del alumbrado público y seguridad. No han conseguido articular un movimiento realmente consistente, que tome las calles y presione fuerte, pero sí han marcado presencia en redes sociales y otros medios de comunicación. Se espera que este partido pueda incrementar su votación al menos en un 50 por ciento, unos 30 mil votos, lo que estaría poniéndolo en una posición muy competitiva. Muchos de esos votos, también hay que decirlo, provendrán del desencanto panista.

 

En 2012, Morena no tuvo candidatos en Hermosillo, pero en 2015 aparece con casi seis mil sufragios. Eso le hizo contar con un regidor en el Cabildo y por su votación estatal, un diputado local plurinominal.

 

Ojo con el siguiente dato: el PRD obtuvo 7 mil 4145 votos en 2012, y en alianza con el PT subió hasta 12 mil. Para 2015, el PRD se cayó hasta 3 mil 654 votos, pero Morena creció hasta casi seis mil.

 

¿A dónde se fueron los votos del PRD en Hermosillo? La mayor parte, a Morena; la otra, a los candidatos del PAN, a cuyos brazos fue entregado el partido del Sol Azteca por parte de su dirigente estatal, José Guadalupe Curiel, el más padrecista del perredismo sonorense, y que por estos días anda estrenando partido, el Movimiento Alternativo Sonorense (MAS), cuya membresía puede usted adquirir gratuitamente en los mercaditos Ganfer, en la compra de una bolsita de ejotes o un kilo de cebolla blanca.

 

Todavía falta ver si David Figueroa Ortega, ex dirigente estatal; ex alcalde de Agua Prieta, ex diputado local y federal, todos esos cargos como panista, logra reunir las firmas para competir como candidato independiente a la alcaldía de Hermosillo. ¿De dónde cree, independiente lectora, renunciante lector, que vendrán los votos de David? Todo parece indicar que de ese panismo lastimado por el revanchismo y el autoritarismo de un Damián Zepeda empoderado en la cúpula nacional, desde donde aún lame sus heridas por la derrota en 2015 y no anda buscando al que se la hizo, sino a quien se la pague.

 

En descargo, hay que decir que el odio de Damián por algunos de sus correligionarios (y ex correligionarios), es doblemente correspondido por ellos y se puede triplicar una vez que avance el proceso de selección de candidatos por designación (vulgo, dedazo), dejando más heridos en el campo de batalla, que sin duda le podrán aplicar otro 2015.

 

Los aquí presentados son algunos números que nos pueden acercar a un ejercicio de prospectiva, pero desde luego faltan muchísimos elementos, objetivos y subjetivos que incidirán en el resultado electoral 2018 para la capital del estado.

 

Algunos de esos elementos están relacionados con los candidatos que manden a competir, y en ese rubro el PRI lleva ventaja, considerando que desde el gobierno estatal serán especialmente cuidadosos para garantizar esos seis distritos locales que estarán en disputa sólo en Hermosillo, ya que a la mitad de su mandato, a la gobernadora Claudia Pavlovich le interesa sobremanera mantener la mayoría en el Congreso local.

 

El PAN sigue siendo el partido que cuenta con más cuadros para mandar a la batalla, pero en las actuales condiciones, la mayoría de ellos llevan sobre sus cuerpos la letra escarlata del padrecismo. Por ello quizás busquen impulsar la candidatura de Mirna Rea a la alcaldía, que más bien está ligada a Javier Gándara, lo cual tampoco es algo así como para presumir mucho. Las otras opciones son Héctor Larios y Edmundo García Pavlovich. Alguien ha mencionado a Javier Neblina, pero eso más bien es como un mal chiste.

 

Lo que es un hecho es que las condiciones de esa contienda tendrán elementos novedosos y personajes a los que hay que seguir de cerca. Lo cierto también es que la contienda comienza a ponerse interesante y dará mucho de qué hablar en adelante.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=197565 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *