Elsa Villa cuenta su historia fascinante.



DEPORTE


Conseguir lo que te propones, no es nada fácil y requiere de muchas cosas para poder lograrlo. Pero conseguir lo que ni si quiera imaginabas que podrías hacer, es prácticamente un milagro, que solo de la mano de Dios se puede alcanzar, no nomás por darte la fuerza para hacerlo, sino por poner a las personas correctas en tu camino para ese fin.

Tomado de: Elsa Villa / Depor3

Dia de publicación: 2020-02-16


Conseguir lo que te propones, no es nada fácil y requiere de muchas cosas para poder lograrlo. Pero conseguir lo que ni si quiera imaginabas que podrías hacer, es prácticamente un milagro, que solo de la mano de Dios se puede alcanzar, no nomás por darte la fuerza para hacerlo, sino por poner a las personas correctas en tu camino para ese fin.

A mí, en lo personal me dio todo, me dio fuerza física y mental para poder lograr algunos retos: hacer rappel y escalar, correr 21.1 kilómetros, nadar el cruce de bahía en Miramar y ahora estar pensando en  hacer un maratón completo. Pero sobre todo me dio una fabulosa porra: MI FAMILIA, me dio un equipo como gran apoyo mutuo el TEAM HMO, entrenadores expertos como Daniel Ceballos (en el gimnasio), Rigo Flores (para correr) y Jorge Camacho (para nadar), sin olvidar al entrenador espiritual y nutriólogo, que me ayudo a enfocar y equilibrar mi energía, mi maestro de Naam Jacobo Francisco Ceniceros, un médico y su equipo que me ayudan con las lesiones generadas por el entrenamiento o por malas posturas Dr. Rodrigo Pasillas y Guadalupe Montoya. 

¿Por dónde empezar?

En mi vida desde la infancia, jamás había hecho ejercicio alguno, mucho menos como disciplina. Alguna vez hubo un intento de jugar voleibol en el equipo de la escuela en mi etapa de secundaria, el cual no fue  fructífero y lo dejé. Luego intenté tomar la bicicleta, me caí y lo deje.

Así que durante muchos años  no hice nada, hasta que mi peso  llegó a los 140 kilos, llegue a un proceso quirúrgico de bypass gástrico con el Dr. Antonio Rodríguez y al 4to mes de la operación me inscribí en un gimnasio, busqué a un entrenador e inicie con lo más básico, la caminadora, la cual dejé muy pronto porque me aburría, así que tomé la bicicleta fija e igual, me aburrió.

Fue el 26 de Noviembre de 2017 corrí por primera vez 3 kilómetros, en la carrera “Premio Sonora” que organizó Pano Salido, corredor reconocido y promotor incansable del deporte como una forma de mejorar la sociedad sonorense. 

El Pano, mi jefe por años, a quien había visto correr infinidad de veces, y al que le dije en muchas ocasiones que era de locos despertar a las 4 de mañana para ir a correr, finalmente me había convencido de correr, pero eran 3k, cabe mencionar que al terminar la carrera  me di cuenta que podía haber hecho 5k.

Elsa Villa – 2016- 3k. Elsa Villa – 2019- 21 k.

#TeamVilla

A la semana siguiente, me inscribí en otra carrera, después fue la del Gran Maratón de Hermosillo, que en esa ocasión tenía distancia de 3K, me inscribí y ese día llegue acompañada de mi fiel porra Saray Villa Castro, la que me acompañó desde la primera carrera, aunque hacía frío, aunque era de locos despertar el domingo para correr por las calles a las 6 o 7 de la mañana, allí estaba conmigo, tomando fotos a mi llegada a la meta, gritando para darme ánimo en el cierre y que después empezó a caminar las carreras de la mano de mi sobrina Hanna. Aquí puedo mencionar que la porra creció muy pronto y se convirtieron en participantes en las carreras, unos caminando, después trotando, luego corriendo, aquí empezó el #TeamVilla.

Primero Elizabeth Villa, que aunque no es su disciplina y creyó que nadar era más difícil que correr, decidió acompañarme en el trote navideño del 2017, luego Gerardo Gómez y Aldo Andrade que empezaron por 3k, Kelly Villa que me acompaño por primera vez en un plogging, prácticamente para que no fuera sola y después se empezó a sumar a otras actividades y Diana Villa que ha participado en un par de  carreras, ha estado también en la meta de vez en cuando, pero siempre haciendo cosas deliciosas y nutritivas para que yo coma sin preocuparme.

Integración en equipo.

En abril llegue al TEAM HMO, le mande inbox a Rigo Flores, me contestó y me invitó a un entrenamiento, era un jueves cuando fui por primera vez, con solo verme trotar me dijo dos de mis principales fallas: primero, corría con los pies hacia afuera, igual que un pato y segundo apretaba la boca como una forma de agarrar fuerza (según yo), lo que no me dejaba que entrara el aire suficiente para correr de manera adecuada y en ese momento decidí que entraría al equipo, porque si él aun no sabía si me quedaría y ya compartía sus conocimientos conmigo, sin duda, será un buen entrenador que nos dé un poco de él en cada sesión.

Carrera XEPE Trail 10k – Team Hmo

Y a partir de allí empecé a ir los martes y jueves a las 5 de la mañana, además de los sábados a hacer fondo, coincidiendo con los compañeros de otros horarios, juntándonos todos en el mismo punto para hacer más tiempo de entrenamiento y correr un poco más que entre semana.


¿Puedo correr 21 k?

Decidí que podría correr medio maratón, después de un mes de entrenamiento con el TEAM, porque vi que podría correr 10 k y luego 15 en un fondo de sábado por la mañana. Entonces le dije a Danny Ceballos, mi entrenador del gimnasio y me preguntó ¿para cuándo?, para diciembre le contesté y me dijo claramente, «conociéndote sé que lo vas a poder hacer antes» y así fue, corrí en entrenamiento los primeros 21.1k el día 27 de octubre con un tiempo de 2:15:49.

Entonces Martín Alcantar (corredor de algunos años en el equipo de Peregrinos), me dijo ¿vas por el medio de San Carlos en noviembre?, y yo le dije que no lo había pensado pero que si lo haría y me fui la semana siguiente a correr la ruta, la parte más pesada, acompañada del Aldo Andrade, quien me siguió los primeros kilómetros y después fue por mí al final de la ruta.
El día del medio de San Carlos, fue mi mama Raquel Castro también a verme llegar, ese día hice 2:03:51 y me sentí súper feliz por lograr bajarle tanto el tiempo en un ruta difícil.
Pero este 2 de diciembre corrí de nuevo 21.1k aquí en Hermosillo, esta vez mi reloj me marco 2:01:16, con lo que me superé a mí misma en mi registro de tiempo, pero lo que me hizo más feliz fue que al llegar a la meta estaba  el Team Villa esperándome y fue Hanna a recibirme con mi medalla, para caminar conmigo y que se me normalizara la frecuencia cardiaca.

En este año 2019 he corrido los 4 medios maratones del Serial de Sonora, algunos con  mucha dificultado  y no he podido bajar las dos horas, pero aún me quedan  tres intentos este año para lograr el objetivo.

Nadar un reto más grande.

Un día mi sobrina Elizabeth  Quiroz, nadadora desde los 6 años y que ahora compite con el equipo de Delfines, nos dijo a su mama Diana y a mí, ¿vamos a hacer el cruce de bahía de Kino? (que ella ya ha hecho dos veces), y le dijimos, si vamos, pero yo tenía cero técnica, cero condición para nada y cero tiempo para entrenar, así que lo dejamos para el cruce de Miramar (a sugerencia de mi coach Rigo Flores) que es  una distancia más corta y es en aguas más tranquilas.

Así que nos pusimos en acción y me fui al CUM con Jorge Camacho y empecé de cero, primero a reconocer el lenguaje del agua, a respirar, a rotar, a moverme sin miedo. Y bueno poco a poco, brazada a brazada fui avanzando, me iba en las noches a la clase junto con mi hermana Diana Villa, con el coach Irving Antonio Hernández.

Por fin llegó el día  y  bueno pues  nos echamos al agua en Miramar, ese mar en el que “nadamos” de niñas  y que hoy había que cruzar. Algunos  puntos  me cambiaron la visión y me entró el pánico: La salida de todos juntos, te tocan patadas, brazadas y golpes; el agua salada, te da mucha más sed que el agua de la alberca; como había llovido una noche antes, el agua estaba revuelta  y no podía ver nada. Aun así, empezamos poco a poco, brazada a brazada.

Elsa con Rigo Flores

Pero al ser mi primera vez en el mar, perdí el rumbo y llegó Rigo Flores, quien me acompañó todo el camino y que siendo muy sincera no hubiera podido llegar sin su apoyo. Avanzamos poco a poco y llegamos a la primera bola que marcaba la mitad de la ruta. Yo me moría de sed y cada vez tenía más por el agua salada.

Llegaron los de la guardia costera y organizadores del evento en kayak y preguntan si todo está bien, Rigo contesta “si yo la voy a acompañar, aunque haga 3 horas no se va a rajar”, nos dieron powerade que me supo a gloria y seguimos, hasta llegar a la última bolla con un tiempo de 1 hora 11 minutos crucé la meta.

Esta experiencia me dejó varias lecciones, cada reto es diferente y tienes que estar preparado para el mismo, y por lo tanto  debería haber recorrido la ruta antes, como lo hice con el primer medio maratón que hice. Me siento satisfecha de haber llegado a la meta, pero sé que puedo hacerlo mejor y lo haré el 2020.

¿Que pienso cada vez que cruzo una meta?:

• No importa en qué lugar llegues, siempre serás más rápido que el que no lo intentó.
• La competencia es contigo mismo, aunque ganar un pódium te hace sentir muy bien, eso no es tan importante como estar saludable y sentirte mejor cada día.

• En una competencia como en la vida, nunca estas solo, siempre hay gente en el camino, unos te estorban y tienes que sacarle la vuelta, otros te animan a seguir, otros te ayudan y te ofrecen un poco de energía y otros simplemente corren sin voltear a verte, todos te enseñan algo, de nosotros depende que es lo que aprendemos.

• Al final de la carrera o cruce siempre está la gloria, agradecer a Dios por llegar a la meta y sobre todo por tener un equipo que te anima y una familia que es tu motor para seguir avanzando.

• Cada kilómetro que corres o nadas es distinto al anterior y al que sigue, hay que disfrutar a cada paso y brazada.

• Las metas se trabajan paso a paso, brazada a brazada, hasta que se llega a ellas.

• Seguir adelante como en la vida es solo tu decisión y tú sabes si te rajas antes de llegar a lo que quieres o sigues adelante a pesar muchas veces del dolor que te hace ser más lento o te imposibilita momentáneamente.

• Si quieres lograr algo, no sobra con pensarlo, tienes que trabajar para conseguirlo.

• Si piensas que nunca lograras algo, trabaja como si supieras que puedes, hasta que realmente puedas.

• Dicen que el ejemplo arrastra, y eso es verdad, con los cambios en mi vida no solo cambié yo sino también mi familia, empezamos a comer mejor y a ser más activos, así que si quieres motivar a alguien para hacer un cambio, hazlo primero tú.

• El miedo a no lograrlo nos paraliza y nos hace realmente no lograrlo, pero el amor nos hace fuertes y nos lleva de la mano: Amor a mí misma, amor de y por mi familia, amor de las personas a mi alrededor y amor por aquellos que jamás pensaron que podía lograr llegar a la meta, porque es reflejo de su miedo no los ha dejado avanzar.

Team Hmo

*** Este reportaje se publicó el 1 de octubre de 1919


http://depor3.com.mx/un-cambio-de-180-de-0-a-100-en-un-ano/?fbclid=IwAR1tRoXFf7iV9wl_rLw4wy3q_f4TAof5nz_Lkatkhw2Umgv1cW1GOaO-V7U
AUDIO RELACIONADO:

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=229564 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Cuvky Moncada

Este reportaje es un gran homenaje a Elsa,la mujer. La de entonces y es un gran homenaje a Elsa, la mujer, de ahora. La que está en el borde de su presente, y de un precipicio en su futuro.. sólo Dios sabe qué le tiene designado.. gracias..Oscar..te Saludo

2020-02-17

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *