El COVID cambió el mercado mundial de drogas



Los traficantes se han visto obligados a encontrar nuevas rutas y métodos ante el cierre de fronteras y cancelación de vuelos. La crisis por la pandemia hace más vulnerables a los más pobres al consumo, tráfico y el cultivo de drogas para ganar dinero.


Tomado de: Alejandro Páez / Crónica

Dia de publicación: 2020-06-29


Se estima que unos 19 millones de personas usaron cocaína en 2018.

Las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19 alteraron no solo la economía global sino también el mercado mundial de drogas que se vieron obligados a modificar sus rutas tradicionales de tráfico debido a la cancelación de vuelos y el cierre de fronteras: los narcotraficantes buscan nuevas rutas y métodos, ampliando las actividades a través del Internet y los envíos por correo pero al mismo tiempo estas restricciones también ha aumentado su costo y reducido su pureza o bajado la calidad de las drogas que llegan a los más de 269 millones de consumidores en el mundo.
“Debido al COVID-19, los traficantes se han visto obligados a encontrar nuevas rutas y métodos y es probable que las actividades de tráfico a través de la darknet y los envíos por correo aumenten, a pesar de la interrupción de la cadena de suministro postal a nivel internacional” advierte la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC).

Otro de los efectos devastadores de esta pandemia es que el aumento del desempleo y la reducción de oportunidades causadas por la crisis del COVID, también hace más vulnerables a los más pobres al consumo de drogas y al tráfico y el cultivo de drogas para ganar dinero como es el caso de México.

La ONU recuerda en México, se espera una reducción de 6.5% del PIB, la pérdida de hasta 14% de los empleos formales y un aumento en la población en pobreza y pobreza extrema.

El Informe Mundial sobre Drogas 2020 de la ONU advierte que la pandemia también ha ocasionado una escasez de opioides, lo cual a su vez puede dar lugar a que las personas recurran a sustancias más fácilmente disponibles como alcohol, benzodiacepinas o mezclas de drogas sintéticas.

“Los grupos marginados y en situación de vulnerabilidad, jóvenes, mujeres y personas en situación de pobreza pagan el precio por el problema global de las drogas. La crisis por el COVID-19 y la recesión económica amenazan con agravar aún más los efectos de las drogas en un momento en que nuestros sistemas sanitarios han sido llevados al límite y nuestras sociedades están luchando para hacer frente a esto”, afirmó la Directora Ejecutiva de la UNODC, la señora Ghada Waly.

Asimismo el informe advierte que otro de los efectos adicionales de la actual pandemia, es el riesgo de que al igual que lo hicieron en la crisis del 2008, los países reduzcan el presupuesto internacional para el combate a las drogas, se facilitaría las operaciones para los cárteles internacionales y traficantes de droga.

El estudio indica que a largo plazo, la recesión económica y los bloqueos asociados tienen el potencial de perturbar los mercados de drogas.

El aumento del desempleo y la falta de oportunidades harán que sea más probable que las personas pobres y desfavorecidas participen en patrones dañinos de consumo de drogas, sufran trastornos por consumo de drogas y recurran a actividades ilícitas relacionadas con las drogas, ya sea la producción o el transporte.

Unos 35,6 millones de personas sufrieron trastornos por consumo de drogas en 2018. La pobreza, la educación limitada y la marginación social pueden aumentar el riesgo de trastornos por consumo de drogas y exacerbar las consecuencias, advierte.

LAS MÁS CONSUMIDAS. De acuerdo a este estudio, el cannabis es la sustancia más utilizada, seguida de los opioides, luego la cocaína y la metanfetamina, aunque el uso de estas dos últimas sustancias está aumentando en sus principales mercados.

Se estima que unos 19 millones de personas usaron cocaína en 2018, mientras que aproximadamente 27 millones de personas usaron anfetaminas ese mismo año, siendo la metanfetamina el ATS más usado en el sudeste asiático.

No obstante, el cannabis o mariguana es la más consumida: Se estima que 192 millones de personas usaron cannabis en 2018, por lo que es la droga más utilizada a nivel mundial y luego los opioides aunque esta droga es la más dañina pues son sintéticas generalmente a base de fentanilo.

Se estima que 58 millones de personas usaron opioides en 2018 y representaron el 66 por ciento de las 167 mil muertes estimadas relacionadas con trastornos por consumo de drogas en 2017.

Asimismo más de 11 millones de personas se inyectan drogas, mientras que 1.4 millones de PWID viven con VIH, 5.5 millones con hepatitis C y 1.2 millones viven con hepatitis C y VIH.

Los mercados de drogas se están volviendo cada vez más complejos. A sustancias de origen vegetal como el cannabis, la cocaína y la heroína se han unido cientos de drogas sintéticas, muchas de las cuales no están bajo control internacional. También ha habido un rápido aumento en el uso no médico de medicamentos farmacéuticos.

El consumo de drogas aumentó mucho más rápidamente entre los países en desarrollo durante el período 2000-2018 que en los países desarrollados. Los adolescentes y los adultos jóvenes representan la mayor parte de los que usan drogas, mientras que los jóvenes también son los más vulnerables a los efectos de las drogas porque usan más y sus cerebros aún se están desarrollando.

EN AUMENTO. El consumo de drogas en todo el mundo ha ido en incremento, tanto en términos de números generales como de la proporción de la población mundial que usa drogas.

En 2009, los 210 millones de usuarios estimados representaban el 4,8% de la población mundial de entre 15 y 64 años, en comparación con los 269 millones de usuarios estimados en 2018, o el 5,3% de la población.

Según el estudio, el consumo de drogas es mayor en las zonas urbanas que en las rurales, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

El movimiento masivo de personas del campo a los pueblos y ciudades (más de la mitad de la población mundial ahora vive en zonas urbanas en comparación con el 34% en 1960) explica en parte el aumento general del consumo de drogas.

El aumento de la riqueza está relacionado con el aumento del consumo de drogas, pero los más pobres sufren la mayor carga de trastornos.

En todo el mundo, el consumo de drogas está más extendido en los países desarrollados que en los países en desarrollo. Las drogas como la cocaína están aún más firmemente asociadas con las partes más ricas del mundo.

La aparición de sustancias que no están bajo control internacional se estabiliza, pero los nuevos opioides potencialmente dañinos van en aumento.


https://www.cronica.com.mx/notas-el_covid_cambio_el_mercado_mundial_de_drogas-1157537-2020

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=235833 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *