Ser radical





Epigmenio Ibarra/


Dia de publicación: 2022-01-12


Hoy, en este país, basta con ser decente para ser revolucionario, para ser radical, y es que nadie puede andarse con medias tintas si de condenar y combatir la corrupción se trata. Nadie tampoco necesita coartada ideológica alguna para pronunciarse contra la impunidad. No se trata de ser comunista, socialista o populista, se trata de actuar con integridad y patriotismo, con conciencia y un sentido real y profundo de lo humano.  

No podíamos permitir (no lo tolerábamos más) que asesinos y ladrones nos siguieran gobernando, que ensangrentaran y saquearan a nuestra patria impune y descaradamente. Por eso, después de 36 años de sumisión y de lucha tenaz, en 2018 la mayoría de las y los mexicanos tomamos una decisión tan revolucionaria como radical y nos pronunciamos en las urnas por un cambio de régimen.

No le ordenamos al Presidente con nuestros votos: hazlo a medias, negocia, contemporiza, cuida tu imagen, queda bien con todos, conserva lo existente, haz concesiones a los poderes fácticos, sométete a ellos.

Le ordenamos, por el contrario, que atacara de raíz la corrupción y lo hiciera respetando la división de poderes y garantizando las libertades de los ciudadanos, que demoliera “la presidencia imperial” y su guardia de corps (el Estado Mayor Presidencial), se liberara de la corte mediática y separara —a cualquier costo— al poder político del poder económico.  

No fuimos —como insiste la derecha conservadora— víctimas de engaño alguno. Escuchamos sus propuestas, conocimos a la perfección sus planes, reflexionamos sobre ellos, lo discutimos y luego de todo eso, en un acto de soberanía individual que nos hermanó a 30 millones de personas, cruzamos la boleta para convertirlo en presidente.

Fue tan abrumador y contundente este acto de liberación colectiva que, quienes creían haber encontrado la coartada bipartidista perfecta para el sometimiento perpetuo de la nación, se vieron obligados a entregar el poder. No fue el INE —esa es una falacia más de la derecha— quien lo hizo presidente, fuimos nosotras y nosotros, los votantes.  

Llevamos así a López Obrador a Palacio Nacional, en un acto de rebeldía consciente, para que cumpliera su promesa central: cambiar de régimen y conducir la 4ª transformación de la vida pública, sabiendo todas y todos que esa transformación había de ser, necesariamente, democrática, pacífica y radical.

Ni las, ni los votantes le pedimos, ni él ofreció a nadie, limosnas ni subsidios. Exigimos justicia social y eso precisamente son las becas para estudiantes de todos los niveles, las pensiones para los adultos mayores y personas con discapacidad; eso son los programas sociales como Sembrando Vida o Jóvenes Construyendo el Futuro. Este país ya no aguantaba más; al borde del estallido nos habían llevado 36 años de neoliberalismo.  

Indecentes y suicidas me parecen aquellos que, apegados al dogma conservador, pontifican y se oponen a estos programas sociales. ¿Qué quieren, perpetuar en la condición de “condenados de la tierra” a quienes han sido históricamente marginados? ¿Qué buscan al cerrarles la puerta en la cara a quienes tienen derecho a una vida mejor?   

De abrir, de desbrozar el camino para todas y todos, se trata y para eso —y aunque les duela y porque eso les va a salvar también la vida a quienes se oponen a la transformación— hay que arrancar de raíz la mala yerba. “De escultores y no de sastres es la tarea”, decía Miguel de Unamuno. Revolucionar, transformar no es transigir. 

@epigmenioibarra


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=260216 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *