Sonora, los huesos del desierto





Rolando Gabrielli/


Dia de publicación: 2020-10-15


México siempre ha sido una tierra de acogida a las más nobles ideas emancipadoras del espíritu humano. Un país de grandes contrastes, de una enorme riqueza material, cultural, con una historia heroica, de cimientos fundacionales y de reconocida generosidad como patria americana.No es casual que intelectuales de los más diversos países del mundo hayan, no sólo buscado refugio en sus fronteras, sino que lo escogieran como destino para desarrollar sus obras, aportar sus capacidades, talentos, ingenio, creatividad y humanismo a la nación azteca, donde surgió la primera gran revolución del siglo XX. Y algunos dejaron sus vidas en tierras aztecas.Los chilenos, me incluyo, tenemos un particular afecto por México, famosos compatriotas nuestros han triunfado, desarrollado su obra, mantuvieron un fructífero diálogo con México y su gente, su cultura, geografía, y lo hicieron con gran pasión."Hay un México que se está yendo de las manos, que hace malas noticias, mata gente inocente, las desaparece".

A principios de los años 20, Gabriela Mistral, la entonces maestra rural, se incorporó como intelectual a la gran revolución educativa que inició el ministro José Vasconcelos. Nunca dio clases en México y a los quince años había comenzado a hacerlo en Chile, para recorrer toda su geografía como educadora. Con Vasconcelos dio un gran impulso a la educación de México.Lucho Gatica, uno de los boleristas más grandes de América Latina, fue una de las voces más queridas en México, país de extraordinarios artistas y cantantes. El bolero puso a temblar el alma a toda una generación y Lucho Gatica le susurraba a ese espíritu humano. Pablo Neruda, Roberto Bolaño, Gabriel García Márquez, Álvaro Mutis, Fernando Vallejo, Juan Gelman, Malcolm Lowry, Jean-Marie Gustave Le Clézio, Antonin Artaud, León Felipe, Max Aub y Juan Larrea, entre otros, vivieron, murieron, escribieron grandes novelas, poemas y ensayos en México.El imán de una rica cultura humanista, indígena, propia, de un país hospitalario con una gran vocación de asilo, atrajo a intelectuales de primer nivel y fue en México que se escribieron Cien años de soledad, Los detectives salvajes, se publicó por primera vez el Canto general, obras como Diego y Frida, El sueño mexicano, Bajo el volcán y otras, que forman parte de las raíces de esta prodigiosa tierra mágica de sangre, sacrificio, crueldad y esperanza, porque en México, según Artaud, se viaja de la muerte a la vida.Pero hay un México que se está yendo de las manos, que hace malas noticias, mata gente inocente, las desaparece, sus cuerpos viajan en las pesadillas de sus deudos, no hay paz en esos espíritus humillados, los jinetes del horror cabalgan por oscuros túneles y parajes de la conciencia nacional. La muerte está en deuda con México y su gente enterrada en el olvido, desparecida en Sonora, Ayotzinapa, Tamaulipas, Ciudad Juárez, y donde el viento borre alguna huella.El desierto es todo el silencio / no hay espacio para otro pensamiento / ahí sólo crece el silencio en silencio / la muerte le acompaña / De pie saldrán sus muertos / al amanecer cruzarán el tiempo / y vagarán hasta encontrar / a sus asesinos / Sólo así se puede descansar en paz.México es más grande que las sombras que suelen acecharle, no sólo ahora, sino durante toda su historia.A cualquier observador, a un improvisado, le sobrecoge la escena de las madres y de los buscadores de los desaparecidos en el desierto de Sonora. Un testimonio de vida frente a la muerte. Madres, con su inmenso dolor, hermanos, padres, acompañados por dolientes y miembros de la Guardia Nacional, se internan en el desierto de Sonora con sus palas y una varilla metálica para buscar cadáveres. El uso de la sosa cáustica hace desaparecer los cuerpos y la angustia de padres, hermanos, hijos, crece por segundo en la inmensidad de la nada."Investiga, busca otras fuentes, constata, certifica y aprueba, la noticia es un producto y no lo puedes consumir sin digerir pausada y metódicamente".

No sólo en México desaparecen personas; las motivaciones son diversas, los resultados los mismos. Los gobiernos deben destinar mayores recursos para la seguridad real de cada ciudadano, comprometerse con la vida de las personas, asegurar su bienestar, promover acciones concretas que permitan desarrollar una vida en paz y libertad.De por sí son tiempos difíciles, de una extraordinaria incertidumbre, época poco solidaria, egoísta, con ausencia de ética, y cuyo relato mayor son las fakes news, quién diría en nuestras viejas escuelas de periodismo, donde se hablaba de hechos, veracidad, investigación, confrontación de fuentes, interpretación, análisis, objetividad, búsqueda de la verdad. Hoy la noticia es una bola de nieve que rueda sin parar y va creciendo con las personas que va devorando lo que aparece en la ladera de una montaña.De ti, lector, depende que la bola de nieve te envuelva y arroje montaña abajo. Cuando la veas asomar, que va creciendo, sin sentido, por la autopista de Internet, en tu WhatsApp, red preferida, haz un alto, reflexiona, investiga, busca otras fuentes, constata, certifica y aprueba, la noticia es un producto y no lo puedes consumir sin digerir pausada y metódicamente si no quieres enfermar de estupidez y contagiar a los demás.

Sonora, SonoraSonora, Sonora, / son los huesos del desierto, / reclaman un destino sus voces. / Están vivos los muertos bajo tierra, / hablan en Sonora de sus vidas truncadas / y a México hacen respirar esa herida. / Sonora los busca y el desierto / los va a entregar al útero materno, / donde nacieron y volverán a nacer. / Ningún desierto, por árido que sea, / deja de tener espíritu, ni olvida su soledad. / Los muertos de Sonora se están alzando / bajo las piedras, en los caminos sin nombre / y contarán sus historias finalmente.Rolando Gabrielli
AyotzinapaSon semilla nueva
 sobre el campo de México
 Maíz, maíz crecido al amanecer
 Este es un tiempo oscuro,
 sin ojos, sordo, mudo, ciego
 El pueblo no cierra los ojos
 ni al dormir
 El pueblo entiende su propia lengua
 El pueblo tiene el puño apretado,
 va a amanecer.Rolando Gabrielli
México (in)mortal
Los muertos de MéxicoLos muertos de México tienen luz propia,
 iluminan con sus voces un camino nuevo.
 Irrumpe su coro silencioso
 el discreto silencio de México,
 donde habitan y viven sus almas.
 Sus canciones nos recuerdan viejos tiempos,
 inolvidables raíces de los antepasados.
 Van en otros cuerpos,
 entrando y saliendo de México,
 vivos, renovados, alegres,
 siempre silbando,
 por un mejor porvenir.Rolando Gabrielli


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=240708 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Artículos de éste autor


Lo más comentado