Los Propósitos de Año Nuevo





MC Olga Lidia Ramírez Valdez/


Dia de publicación: 2020-01-09


Inicia el mes de diciembre y cierre de año, para muchos es una oportunidad para darle rienda suelta a la comida proponiéndonos que en el año siguiente haremos mil cosas para cambiar. El nuevo año está lleno de buenas intenciones, pero la realidad es que el cambio se logra con hechos y acciones constantes que inician cuando la persona está convencida de que quiere transformar su vida, su salud o su mundo.

La realidad de las cosas es que todos o la mayoría iniciamos el año cargados de energía, con ganas de realizar cosas nuevas, ser mejor que el año anterior y concluir lo que nos quedó pendiente. Casi siempre encabezamos la lista con bajar de peso y hacer ejercicio, llenando los gimnasios o centros deportivos y acudiendo al nutriólogo para ponerse a dieta en el mejor de los casos, porque algunos van con la vecina que ya tiene una dieta o con la señora que da un licuado para bajar de peso rápidamente. Este es el momento en que muchos y muchas se someten a dietas drásticas, remedios milagrosos, rutinas de spinning o zumba exhaustivas sin considerar que se tiene mucho tiempo sin realizar ninguna actividad o sin conocer su estado de salud actual. Es obvio que esto no va a durar mucho tiempo y que será muy difícil cambiar los hábitos, para lograr cambios se necesita realmente estar convencido de quererlo hacer y saber a qué se va a enfrentar.

Algo importante que toda persona que quiera bajar de peso debe saber es que la alta ingesta de calorías y la poca actividad o gasto de energía lo va a subir de peso y por consecuencia puede presentar múltiples complicaciones. Normalmente el aumento de peso es por el consumo excesivo de carbohidratos (tortillas de harina, dulces, pan, bebidas altas en azúcar, etc.), estos carbohidratos se almacenan en el cuerpo como glucógeno (hepático y muscular), el glucógeno muscular es la fuente de energía que necesitan los músculos y el glucógeno hepático es el que va a usar el organismo cuando los niveles de glucosa estén bajos pero si continuas consumiendo alimentos en exceso estos se van a almacenar en forma de grasa (la lonjita), en caso contrario, si inicias a comer de una manera equilibrada y a realizar ejercicio, este glucógeno hepático se va a usar y ya no se va a almacenar, así que, el que estaba almacenado se va a liberar para ser usado, ¡es aquí cuando todos estamos felices! por la rápida reducción de peso al inicio de una dieta, pero lo que está pasando en el organismo es que se está usando el glucógeno almacenado y al mismo tiempo se está liberando agua que tenía almacenada con el glucógeno o sea que, mayormente estas perdiendo agua que se ve reflejado en la reducción de peso y va a llegar el momento en que ya no vas a bajar igual de rápido porque ya no tienes glucógeno hepático almacenado y los resultados serán más lentos, momento de angustia para muchos y hora de tirar la toalla para otros, pero ¡tienes que ser paciente!  continua con los buenos hábitos y aumenta la actividad física para que los resultados sigan de una manera constante y sostenida.

Para que puedas cumplir tu objetivo de año nuevo debes ser consciente y trabajar de manera gradual a lo largo de año, te va a costar mucho trabajo, tiempo y esfuerzo, pero los resultados serán seguros y sin rebote.

M.C. Olga Lidia Ramirez Valdez
Nutrióloga

Comentarios al correo: [email protected]


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=228480 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Los Propósitos de Año Nuevo
" />