Descubren en Sonora red de prostitución infantil; opera desde Navojoa hasta Imuris   



“Levantan” menores desde Navojoa  a Imuris, donde todo hace indicar que la jefa de la organización delictiva cuenta con la complicidad y protección de agentes de las policías Estatal Investigadora y Preventiva Municipal, quienes como premio son los primeros en abusar sexualmente de las víctimas.

Tomado de: Diario del Yaqui

Dia de publicación: 2009-08-15


La investigación abierta en torno a la desaparición de dos niñas de 8 y 11 años, oriundas de la comunidad yaqui de la Loma de Guamúchil, vino a descubrir una peligrosa red de prostitución infantil que opera en todo el Estado y que “levantando” menores desde Navojoa hacia el norte, remata en Imuris, donde la jefa de la organización delictiva, al parecer cuenta con la complicidad y protección de agentes de las policías Estatal Investigadora y Preventiva Municipal, quienes como premio son los primeros en abusar sexualmente de las víctimas.
 
Según las pesquisas realizadas por Diario del Yaqui, luego que los agentes policiacos sacian sus más bajos instintos con las menores, éstas son comercializadas en Imuris al mejor postor, cuyos clientes potenciales son los traileros a quienes se las venden en 3,000 pesos cada una, mientras que los clientes de origen norteamericano pagan hasta 1,500 dólares por ellas.
 
El descubrimiento de esta organización delictiva se dio luego de que la señora Rosalía Rentería Silva, de 23 años de edad, quien tiene su domicilio en la Loma de Guamúchil, reportó el extravío de dos de sus hijas.
 
La afligida madre, en su momento denunció el rapto de sus hijas Estefanía Yucupicio Rentería, de 11 años de edad, y de Fátima Rentería Silva, de 8 años de edad; menores que se dedicaban a pedir ayuda a automovilistas que pasaban por la "Y" de Bácum, toda vez que era necesario obtener dinero, ya que la señora se encuentra enferma de tuberculosis.

 
 
 
 
 
Yajaira Berenice Rentería Bonilla, de 23 años de edad
 
 
 
 
 
 
Agregó Rentería Silva que en ese lugar conocieron a una mujer de nombre Yajaira Berenice Rentería Bonilla, de 23 años de edad, quien le pidió alojamiento en su casa por tener -lo que ella dijo- problemas familiares.
 
Recordó que la semana pasada, fecha en que desaparecieron sus hijas, Yajaira Berenice le pidió autorización para llevarse a las niñas al centro de Ciudad Obregón, pero al paso de las horas ésta jamás volvió con las infantes.
 
Alarmada por lo ocurrido denunció a las autoridades correspondientes el caso, logrando saber que la mujer que se había robado a sus hijas era originaria de Vícam, la cual acudía con frecuencia a la funeraria del lugar.
 
Fueron agentes de la Policía Estatal Investigadora (PEI) quienes al interrogar al empleado de la funeraria, éste sólo dijo: “¿en qué bronca se metió otra vez la Yajaira?”, aportando así la dirección en donde habitaba.
 
Así los investigadores llegaron a una casa ubicada en los límites de Vícam, en donde fueron recibidos por una señora de apodo “La Machi”, quien dijo desconocer el paradero de su sobrina, pero llamó a la vez a un joven.
 
Ahí la PEI interrogó a quien dijo llamarse Alberto Rentería Bonilla, de 15 años de edad, confirmando que su hermana se había llevado a las niñas hasta Imuris, a la casa de una señora a quien sólo conocía con el apodo de “Doña Tere”, la cual se encontraba en silla de ruedas, inclusive, apuntó ya se ha llevado más de 20 niñas.
 
Agregó también, que la casa era habitada por otras niñas menores de edad que eran cuidadas por personas que sólo conocía con los apodos de “La Chavetis”, “La Valeria” y “La Prisma”.
Por lo cual también dijo que todas las niñas eran prostituidas, ofreciéndolas a traileros y a ciudadanos americanos, por cantidades que oscilaban entre los 3 mil 500 pesos mexicanos, y mil 500 dólares, respectivamente.
 
Aseguró el menor que inclusive su hermana Yajaira le había hablado por teléfono comunicándole que ya tenía el dinero para comprarle ropa y artículos escolares.
 
Afirmó que en el domicilio en donde vivían las niñas era también visitado por agentes de la Policía Municipal de Imuris y de la PEI de esa localidad, quienes al parecer abusan sexualmente de ellas primero que nadie, como premio por la protección que le dan a “Doña Tere”, una señora que anda en silla de ruedas.
 
Al conocerse de tales hechos el comandante de la PEI de Esperanza, Julián Rafael Hernández Gómez, habló a su similar de la base de Imuris, quienes de inmediato realizaron un operativo para rescatar a más de 10 niñas, entre ellas las de Lomas de Guamúchil, en donde además se detuvo a cinco personas relacionadas con la prostitución infantil.
 
Sin embargo, horas más tarde al entablar otra comunicación con autoridades de Imuris, para conocer si realmente estaban las niñas de Lomas de Guamúchil, se dijo que de manera muy sospechosa, habían sido dejadas en libertad por las autoridades policiacas de Imuris, junto con la de nombre Yajaira Berenice Rentería Bonilla.
 
Se sabe que la familia de Yajaira cuenta con un amplio historial delictivo, ya que su madre y su abuela, se encuentran recluidas en penales del Estado de Sonora, por el delito de corrupción de menores y su padre por violación.
 
El caso fue denunciado en su momento en la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común del Sector III, a cargo de Librado Ochoa, donde se supone le darán seguimiento a la investigación.
 
Precisamente ayer las niñas Estefania Yucupicio Rentería, de 11 años de edad, y de Fátima Rentería Silva, de 8 años, arribaron a las instalaciones del Centro Integral de Procuración de Justicia, siendo recibidas por el tío de las niñas Miguel Silva Valencia.
Las niñas fueron traídas desde Imuris a bordo de patrullas de la PEI, que las trasladaban en cadena de una base a otra, hasta llegar a Cajeme.
 
Finalmente se logró establecer que “Doña Tere”, cuenta con varias mujeres más que trabajan bajo sus órdenes, que al igual que Yajaira, recorren diversas ciudades y pueblos de Sonora, detectando y robándose menores de edad que corren con la misma suerte.
 
Familiares de las menores rescatadas, pidieron encarecidamente al procurador de justicia Abel Murrieta Gutiérrez, se aboque de inmediato con responsabilidad y sin proteccionismo para nadie, a realizar una investigación al respecto, con el fin de poner tras las rejas a los responsables y en esa forma evitar que más niñas de Sonora, sean víctimas de estas personas sin escrúpulos, que las obligan a prostituirse, marcando sus vidas para siempre.
 
Por Oscar Félix (Diario del Yaqui)
 


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=61256 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Artículos Relacionados