Corruptos, 10 de los 34 nuevos jefes de la PFP



Reprobaron exámenes de confianza en 2000; fueron declarados "no aptos"


Además, confesaron que recibieron "dádivas de entre 10 mil y 20 mil pesos". En la prueba del polígrafo presentaron detecciones técnicas.

Tomado de: Milenio

Dia de publicación: 2007-06-29


El 32 por ciento de los recién nombrados coordinadores regionales de la Policía Federal Preventiva por parte del secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, reprobaron en 2000 sus exámenes de control de confianza e incluso fueron considerados como no aptos para desempeñar sus labores.

Lo anterior debido a que reprobaron su evaluación psicológica, poligráfica y el resultado final del proceso, además de confesar que recibieron “dádivas de entre 10 mil y 20 mil pesos producto de cambiar partes informativos en accidentes o infracciones, extorsión, y otros hechos, como permitir el paso de armas en vehículos”.

Esto se plasma en un documento en poder de MILENIO denominado “Evaluación Aplicada al Personal de la Coordinación de Seguridad Regional”, elaborado por la Unidad de Desarrollo de la Dirección General de Control de Confianza de la PFP y practicado a inspectores, comandantes y pilotos “provenientes de la extinta Policía Federal de Caminos”, en la que se incluye a los mandos nombrados esta semana.

El documento refiere que los exámenes de evaluación fueron practicados a 232 elementos de los cuales 90 por ciento obtuvo un resultado final de “No Apto”, entre ellos diez elementos que ahora forman parte de los 34 coordinadores regionales de la PFP a lo largo del país, que incluso tienen bajo sus órdenes a personal de la Agencia Federal de Investigación, entre ellos los 32 jefes regionales.

Esto significa que mientras en octubre de 2000 estos elementos no calificaron dentro de los estándares de confiabilidad y sí por el contrario de corrupción, para el actual gobierno sólo bastó un curso para poder olvidar sus antecedentes y recuperar la confianza en dicho personal.

De estos 10 nuevos mandos, que de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública federal tienen experiencia de 20 a 37 años de servicio, se menciona en el expediente en poder de MILENIO que fueron considerados como no aptos “por admisiones que aceptaron, tales como recibir dinero de subordinados, por proporcionar información confidencial, alterar partes de accidentes, entre otros”.

Además, se indica que estos 10 mandos y 213 de sus compañeros presentaron en la prueba del polígrafo detecciones técnicas, principalmente en las tres preguntas siguientes: “¿Has protegido a personas involucradas con el narcotráfico en el último año?, ¿has protegido mercancía ilegal en el último año? y ¿has recibido algún beneficio derivado del robo de autotransporte, en el último año?”

En el listado de las evaluaciones hechas hace siete años, se observa el nombre de varios de los recién nombrados mandos, quienes junto con otro grupo importante de elementos admitieron haber recibido dádivas de entre 10 mil y 20 mil pesos producto de: “1.- Cambiar partes informativos en accidentes o infracciones; 2.- Extorsión a camioneros por no presentar la documentación en regla; 3.- Recibir dinero de subalternos; 4.- Haber hecho arreglos con empresas de transporte que les otorgan dinero por recuperación de vehículos robados; 5.- Por brindar seguridad a empresas de transporte y 6.- Otros (como recibir pagos en especie, de los diversos transportes de mercancía que recorren las carreteras del país y permitir el paso de armas de vehículos).”

Las conclusiones de la Dirección General de Control de Confianza detallan que los elementos de la extinta Federal de Caminos tienen proclividad a recibir gratificaciones.

Otro dato a resaltar es el hecho de que en la propia evaluación aparece un apartado en donde hay personal señalado por sus compañeros por participar en ilícitos. En esta lista aparece uno de los actuales mandos nombrados por García Luna, en el que se le señala de haber participado en tráfico diverso y protección.

Mandos nuevos, antecedentes viejos

Entre los elementos considerados como no aptos en las evaluaciones de 2000 y ahora en 2007 nombrados altos mandos se encuentran: Miguel Ángel Quezada Colombo, actual coordinador regional de la PFP en Oaxaca y quien durante la evaluación de 2000 reprobó su evaluación psicológica, poligráfica y por ende el resultado final; en el mismo caso se encuentran Fernando Flavio Fernández Ramírez, nombrado en la coordinación de Campeche, y Abraham Luis Gomero Hurtado, nombrado coordinador en Nayarit, este último, además, fue señalado por uno de sus compañeros de haber participado en ilícitos como el tráfico y protección.

En el caso de Juan Ignacio Muciño Santillán, nombrado a la coordinación de Jalisco, éste pasó su examen psicológico; sin embargo, no pasó el polígrafo ni la evaluación final, por lo que no fue considerado apto para el desempeño de su cargo, al igual que él están: Antonio Caballero Acevedo, coordinador en Guanajuato; Gabriel Fermín Martínez Cancino, coordinador en Querétaro; David Medina Sostres, coordinador en Colima; Víctor Guillermo Gutiérrez Ramírez, coordinador en Veracruz.

En lo que respecta a Marco Antonio Vargas Rodríguez y José Concepción Burelo Ceballos, nombrados coordinadores en Morelos y San Luis Potosí, respectivamente, la dependencia recomendó reexaminarlos por no haber pasado satisfactoriamente su evaluación.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=22640 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *