“La industria sí quiere invertir en ciencia con universidades, en el norte al menos”: Leticia Torres



Generar confianza y escuchar las necesidades de las empresas son esenciales para la vinculación, señala Leticia Torres, de la UANL, quien fue reconocida con el Premio Nacional de Ciencias 2018

Tomado de: Isaac Torres / Crónica

Dia de publicación: 2018-12-05


"El científico que se llame serio por supuesto que es capaz de trasladar su conocimiento e impactar en el sector correspondiente de su área, sólo es cuestión de voluntad, paciencia, y de entender”, señala Leticia Torres, jefa del Departamento de Ecomateriales y Energía del Instituto de Ingeniería Civil de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

La académica fue reconocida en días pasados con el Premio Nacional de Ciencias 2018 en el área de Tecnología, Innovación y Diseño por su fructífera relación con la industria regiomontana en el desarrollo tecnológico y generación de procesos innovadores, la cual ha construido a lo largo de cerca de tres décadas. Su experiencia es particular, puesto que los resultados se han obtenido mediante una vinculación directa con las empresas, con quienes ha fortalecido una confianza mutua. No obstante, la regiomontana enfatiza que si bien ha construido un vínculo con la industria, cada científico e investigador del país puede impactar en áreas sociales, medioambientales o lo que su preparación académica le permita desarrollar.

“Desarrollamos materiales avanzados para la descontaminación del aire, agua y suelos, además de producir combustibles alternos limpios con materiales avanzados. El vínculo con las compañías ha sido a través de la industria de la transformación de alta temperatura, mejorando muchos de sus procesos”, señala en entrevista. 

La científica, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y exdirectora adjunta del Conacyt, relata que a su regreso, después de realizar su posgrado en el extranjero, a mediados de los ochenta, tuvo que iniciar desde cero, sin equipo, laboratorio, estudiantes… nada. A la espera de algún financiamiento público, su entonces director le dijo “para qué nos esperamos a Conacyt, si son muy burocráticos, mejor ve a las empresas a cambio de servicios tecnológicos”.

El enfoque no era el adecuado, añade, pero tuvo que mentalizarse y comprender que abriría brecha. Al principio no pudo ofertar sus servicios puesto que no tenía equipo para hacerlo, no obstante, desarrolló programas de posgrado para su institución así como para empresas como Cemex o Vitro. Algunos de sus estudiantes han sido contratados y son ahora directores de investigación y desarrollo, y son ellos los que ahora abren camino a otros.

La vinculación también resultó en la adquisición de equipo y en la solución de muchos de sus procesos, refiere. “Lo que no estaba bajo negociación era el rigor científico de los proyectos”. Así, generaron bastante interacción y desarrollo de proyectos tecnológicos que derivaron en patentes. “Hemos trabajado con muchas empresas codo a codo, pero lo que siempre pedí es que no me vieran a mí ni a la universidad como un proveedor, sino como colaboradores. Así hemos logrado muchas cosas, entre ello transferencia del conocimiento, donde varios tesistas han participado”.

TOCANDO PUERTAS. Fue a través de los fondos del sector empresarial y de Conacyt que la académica logró fundar el Centro de Investigación y Desarrollo de Materiales Cerámicos(Cidemac), el cual logró ser autosustentable. “Con el dinero que llegaba pudimos haber pagado el sueldo de todos los investigadores que participaban y el de los estudiantes asistentes. Fue una experiencia interesante, siempre desde la plataforma de la UANL”.

Ahora, agrega, tienen un proyecto muy interesante de investigación con la industria con miras hacia los próximos seis meses, pero que, a igual que otros proyectos se renuevan debido a los buenos resultados. “La industria sí está dispuesta a invertir junto con las universidades, al menos así lo hemos constatado en el norte”.

Pero para Leticia Torres, el éxito de su experiencia y el de la UANL en la vinculación con la industria y su transferencia de conocimiento no significa un cambio de paradigma en cómo se puede lograr una relación sustancial con las empresas. “No conozco los otros esquemas de vinculación, porque mi experiencia ha sido distinta, así como las circunstancias en las que me vi envuelta cuando regresé de hacer mi doctorado en el extranjero (…) Toqué puertas, hablé con ellos y muchas veces hice el ridículo porque ¿cómo les iba a ofrecer un servicio que no podía dar si no tenía el equipo, sino ellos? Se abrieron bastante al ver mi transparencia y ganas de ayudar. Explicaba lo que hacía y me prestaban sus equipos al inicio para caracterizar materiales, ésas fueron mis circunstancias al inicio”.

Es de conocimiento general que en otros países la mayor inversión que se hace en investigación y desarrollo es desde el sector industrial, “pero no podemos compararnos siempre, porque tenemos necesidades y particularidades distintas. No sé qué es lo mejor, yo sólo puedo hablar de la experiencia que me ha tocado”.


http://www.cronica.com.mx/notas/2018/1102981.html

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=212637 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *