Imanol Caneyada lleva la tragedia de la Guardería ABC al terreno de la literatura



“En México los familiares de las víctimas no sólo se convierten en investigadores, juristas, activistas sociales además tienen que lidian con la criminalización de la víctima”, expresa el autor de ’49 cruces blancas’

Tomado de: Héctor González / Aristegui Noticias

Dia de publicación: 2018-09-05


El 5 de junio de 2009, mientras Imanol Caneyada iba a una comida para celebrar su cumpleaños. La Guardería ABC ardía en llamas. Su camino rumbo a una comida entre amigos se interrumpió cuando un colega periodista le pidió que le echara la mano con la cobertura de “algo” que había sucedido en la colonia Y Griega, al sur de Hermosillo. Todavía no se sabía la dimensión de los acontecimientos.

Apenas llegó, Caneyada encontró caos y desesperación. Al pasar las horas y días la magnitud de lo sucedido salió a la luz. La muerte de 49 menores fue la rúbrica de una de las peores tragedias en la historia de Sonora. A partir de entonces, el escritor de origen español y afincado en nuestro país desde hace veinte años, se dedicó a darle seguimiento al caso. Se topó con inconsistencias, silencios y culpas, culpas que a la postre serían plasmadas en 49 cruces blancas (Planeta), la novela con que Caneyada recupera la memoria de un hecho sobre el que aún hay más dudas que certezas.

 ¿Hacía falta una novela que abordara la tragedia de la Guardería ABC?

No me atrevería a decir si hacía falta, lo que sí sé es que a mí me hacía falta escribirla.  La novela aporta una visión singular y diferente a la perspectiva periodística. Es un género que por definición explora la condición humana. Los personajes te permiten contar la historia de uno o un grupo de individuos. No cuenta la historia de una estadística. En un país donde las tragedias se suceden una a otra y pasamos de 49 niños a 43 estudiantes o 72 migrantes, la numerología termina por insensibilizar. Y la literatura tiene la posibilidad de ponerles rostro a las personas para entrar en terrenos de empatía y sensibilización.

¿Cómo fue el trabajo para hacer que embonara la ficción con los hechos?

Al principio fue muy difícil. El primer borrador fue un texto catártico donde arrojaba el coraje, la rabia y la indignación. Pero eso no es literatura. Poco a poco entendí que para contar la historia no tenía que escribir lo sucedido ese día, sino lo que había pasado con los habitantes de Hermosillo y los involucrados en la tragedia años después. Al ubicarla en 2012 encontré la perspectiva adecuada. La otra clave fue dar con la voz del detective Pepe ‘Pitic’, una voz distante de la tragedia y cínica. Se aproxima a los hechos por una investigación que le cae de manera fortuita y conforme profundiza en el tema comienza  transformarse.

¿Por eso le da tanto peso a la ciudad y a la geografía?

Claro, gracias a esto pude contar a la ciudad y convertirla en un personaje. Hasta ahora no había escrito una novela en una geografía concreta. El proceso con 49 cruces blancas fue interesante, el conocimiento específico de Hermosillo me ayudó a convertirla en algo orgánico y vivo.

Uno de los temas de fondo de la novela es la culpa, incluso habla de la culpa moral y metafísica.

La culpa fue algo que me caló mucho. Varios de los padres se sienten responsables por haber llevado a sus hijos a un lugar donde encontraron la muerte. El Estado con su dinámica perversa de criminalizar a la víctima, en lugar de procurar justicia, creó la idea de “a quien se le ocurre llevar a sus hijos a un lugar así”. Por otro lado, los estímulos monetarios causan conflicto en el seno de las organizaciones de familiares debido a la manera en que se entregan parecen una manera de compra o coacción. En otro plano hay una culpa social por ir olvidando y cerrando los ojos; por tratar de superar el suceso y seguir con nuestras vidas. La tragedia está guardada en el inconsciente colectivo.  Muchos habitantes de Hermosillo sienten que no se hizo lo suficiente y esto produce culpa o remordimiento. Incluso hay una rabia contenida que de pronto se expresa contra los padres a quienes se les ha acusado de medrar con la tragedia. Se les exige que sean héroes intachables cuando son seres humanos envueltos en una situación inenarrable. Ante la ausencia del Estado tuvieron que convertirse en actores públicos. No tuvieron la oportunidad de enfrentar las diferentes etapas del duelo en la intimidad.

Situación a la que se enfrentaron también los padres de los 43 o de las mujeres desaparecidas en Ciudad Juárez.

El origen de estos movimientos reposa en la ausencia de instituciones creíbles, fuertes y comprometidas con una verdad jurídica que de consuelo y respuesta a las víctimas y a la sociedad. En México los familiares de las víctimas no sólo se convierten en investigadores, juristas, activistas sociales y expertos en política, además tienen que lidiar con la criminalización de la víctima.

En la novela se lee a Claudia Pavlovich haciendo campaña por el Senado y defendiendo a los dueños de la guardería.

Fue un episodio muy vergonzoso y que no le ha pasado factura. Si Morena arrasó en Sonora durante las pasadas elecciones fue por sus torpezas como gobernadora y no por su actuar en el caso de la guardería. En general la clase política, empresarial y religiosa, tuvieron una participación bochornosa. Por aquellos días Eduardo Bours dijo públicamente “Duermo como un bebé”, cuando había más de cuarenta niños fallecidos. Sus declaraciones los pintan solos.

Hay una crítica también a los medios y las coberturas que lucran con la tragedia.

Ciertos medios de comunicación hicieron show. En Sonora de pronto se dio la orden de dejar de hablar del caso porque ya era mucha la indignación. El silencio los hizo cómplices. A nivel nacional, salvo excepciones, faltó trabajo serio y a fondo. Ganó el lagrimeo sobretodo en la televisión.

La novela plantea una tesis concreta y se mueve bajo la línea de la intencionalidad del incendio a la bodega contigua a la guardería.

Sí, la intencionalidad la trabajé a partir del tono policiaco de la novela. Me basé en los hechos, pero me inventé una investigación a partir del personaje. De hecho no siempre soy fiel a las fechas reales. Por necesidades propias de la ficción y la novela modifico ciertas cuestiones.

¿Y suscribe esa línea de investigación?

No me atrevería a afirmarla, pero me parece sospechoso que la Procuraduría de Justicia del Gobierno del Estado de Sonora la enterrara rápidamente a pesar del peritaje Smith y de algunos testimonios. De hecho hay una demanda a Eduardo Bours y Abel Murrieta, gobernador y procurador de entonces, por entorpecer la investigación. El documento está enterrado en un cajón de la PGR y no ha prosperado. Desde el principio se fueron con la teoría del cooler y la chispa.


En la novela aporta da un dato interesante: 14 incendios sucedidos en bodegas de gobierno en Hermosillo, Sonora, entre el 2 junio de 1995 y noviembre de 2012.

La investigación es real y la publicó una colega periodista en 2014. El recuento un alimentaba la línea de la intencionalidad, pero desde el principio fueron muy tajantes en la negativa por seguir este camino. El gran triunfo del sistema judicial sonorense fue crear un marasmo donde todas las teorías son posibles. Hay quien sostiene incluso, que fue obra de Manlio Fabio Beltrones con la finalidad de crearle un problema a Eduardo Bours y derrotarlo en las elecciones. El juego de las teorías y complots te lleva a la idea de que si fueron todos no fue nadie.


https://aristeguinoticias.com/0409/kiosko/imanol-caneyada-lleva-la-tragedia-de-la-guarderia-abc-al-terreno-de-la-literatura/

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=208844 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *