Llueve sobre mojado



“Muchos jueces son incorruptibles, nadie puede inducirlos a hacer justicia” (Bertold Brecht).

José Darío Arredondo López Dossier Politico

Dia de publicación: 2017-07-17


La sensación de humedad transita por la epidermis social y no falta quién se muestre asombrado y agradecido por esta nueva temporada de lluvias y lloviznas que hace posible el cielo nublado y los eventuales retortijones celestiales que iluminan esporádicamente las noches sonorenses.

Sin duda Sonora avanza en eso de calenturas y humedades transfronterizas con la “megarregión” de tibia, pero persistente anexión virtual con el país que no sabe jugar a las tentadas y solamente cae en cachondeos verbales cuando tiene el gane asegurado. Ganó Trump y una visión de la política centrada en el ombligo de los gringos. Política chata pero que respira bien a los ojos de los regionalismos entendidos como la repartición de culpas geopolíticas por los muchos errores de un modelo que se expandió hasta llegar hasta sus propios traspatios, justo donde se acumula la basura de una vida cotidiana anodina y parasitaria. El desempleo a costa de joder al vecino con los costos ambientales del logro económico de corto y mediano plazo estalla en la jeta de los más optimistas y, desde luego, la culpa debe ser de los propios pueblos receptores de los desechos industriales y los traumas comerciales que orgullosamente llevan el sello de Made in USA. 

 Pero, la gringofilia tiene sus costos y la idea de uncir con mayor fuerza el destino nacional a los pujos y agruras gringas pronto muestra los hilos corridos de los planes y propósitos de integración asimétrica que se inoculan en las cabecitas locas de nuestros genios de la economía y las finanzas nacionales. Nos desayunamos con la noticia de que carros ensamblados en Hermosillo, orgullosamente Ford, han servido como sistema de paquetería para el pujante negocio de la droga en USA. Las autoridades, eventualmente competentes, señalan que ingresaron por Arizona y de ahí a las rutas de distribución de la empresa trasnacional automotriz.

Desde luego que es absurdo rechazar el intercambio comercial con nuestros vecinos, pero también lo es extender cheques en blanco por el solo hecho de que aquéllos son una superpotencia, a la par que un enfermo lejos de la rehabilitación por adicciones y prácticas mafiosas que han contaminado al mundo entero. Lo que se impone es el replanteo de nuestra política exterior y el restablecimiento de los deberes y obligaciones constitucionales que nos habían dado reputación y significado como país independiente   y soberano. 

Hacer depender el futuro de un estado o región del apoyo de su contraparte comercial extranjera es, en sí, un acto de claudicación de deberes y responsabilidades constitucionales o, dicho coloquialmente, de querer darlas porque sí.

Mientras las reglas de la relación transfronteriza se vuelan la barda de los preceptos constitucionales, en Sonora llueve sobre mojado. Según observadores nacionales y extranjeros, somos zona de trasiego de drogas, de comercio y de pugnas territoriales entre grupos de la delincuencia organizada, de suerte que muchos se preguntan qué pasa con las autoridades que posan ante las cámaras, hacen declaraciones, anuncian movilizaciones y pactos de seguridad pública, campañas y actos de coordinación entre autoridades de los tres órdenes de gobierno, desplazamientos de uniformados de varias dependencias y la parafernalia propia del caso. El colmo del asunto es incluir dentro del paquete de medidas contra la inseguridad y la criminalidad los protocolos que exporta (y supervisa) la nación que regentea el terrorismo y promueve la inestabilidad internacional.

Cada vez más ciudadanos se alarman y comentan sobre los extraños movimientos que se observan en sus barrios y colonias, y la frecuencia con que se ven personas armadas con una naturalidad y desparpajo espeluznantes, aunque también lo hacen acerca del desempleo, de la precariedad de los sueldos, de las alzas de las subsistencias populares y del deterioro de la seguridad social.  

Mientras las armas y las drogas circulan por las calles como si fuera constancia de territorialidad, el agua de las lluvias destapa las fallas en otros menesteres: Hermosillo, por ejemplo, se inunda con una facilidad asombrosa. El sistema de drenaje no resiste ni los impactos de una llovizna sin evidenciar que la infraestructura es pirata. Las fallas y hundimientos, los colapsos y socavones en vías públicas documentan la venalidad de las autoridades, la mala calidad de los servicios y el despiporre de contratistas y contratantes. La corrupción es una de las primeras aguas negras que saltan a borbotones de las alcantarillas del sector público y, siendo claros, de los entes público-privados creados por el neoliberalismo de guarache hecho gobierno.

Para colmo, ahora muchos se empeñan en salir en la foto de la anticorrupción institucional y mueven el trasero para demostrar, urbi et orbi, su idoneidad para un cargo que no debería ser de conciencia sino de responsabilidad oficial, de deber público, sujeto a la legislación relativa a los servidores de cualquier orden de gobierno. Se tiene el triste caso de que las responsabilidades y su repartición actúan como un   placebo que, merced a la inclusión “ciudadana” amplía el radio de la simulación y la impunidad. Aquí llueve sobre mojado.

 

http://jdarredondo.blogspot.com


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=193402 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *