Cariño y desprecio





Noé Becerra/


Dia de publicación: 2018-09-10


A un amigo que aprecio sobremanera, le expresé que dada la entrega fiel y defensa a ultranza que hace sobre la figura de Andrés Manuel López Obrador, el suscrito esperaba que le fueran recompensadas de alguna manera y no fuera el pago tipo priísmo, en el sentido de quienes se vieron entregados en la talacha de campaña y no recibieron más que desagradecimientos.

En efecto, aquí se ha dicho que el priísmo se olvidó de atender las causas y reclamos del pueblo, y que por ello se fue al despeñadero en las preferencias del electorado el pasado uno de julio, donde Morena arrasó sin conmiseración en varios cargos de elección popular.

En la historia del PRI, sin duda quedarán también registradas las experiencias y prácticas adversas en contra de la militancia y de todos aquellos que entregaron alma, corazón y vida a uno o varios candidatos a determinado cargo, recibiendo a cambio olvido, desprecio y desesperanza.

Este fue otro factor más que se acumuló para la debacle del priísmo. Los candidatos se llenaban de caldo flaco al lograr una posición favorable en lo electoral, olvidándose de quienes participaron en campaña, no aventándoles ni un vaso de agua. 

En muchas ocasiones, algunos priístas merodeaban las oficinas de gobierno donde increíblemente eran mejor atendidos por los partidos contrarios que por su propio partido político.

El priísta electo llegaba al cargo y lo primero que hacía era rodearse de amigos, compadres, intereses, hasta de otros partidos, para que le acompañaran durante los tres o seis años que le esperaban en el ejercicio del poder, y con ello, el priísmo guardaba las cartas para sacarlas en una mejor ocasión.

Algo así sucedió el pasado uno de julio donde se acusó a muchos priístas de traidores, sin pensar siquiera los detractores que esos electores eran quizá parte del gran ejército tricolor que había sido ninguneado por los propios dirigentes o políticos en el poder.

Analicemos los gobiernos estatales y municipales y verá la cruda realidad de un priísmo que harto está de que se le trate con la punta del pie y donde los puestos soñados fueron entregados a verdaderos papanatas, incompetentes e ineptos.

Ahora, el PRI tendrá qué modificar muchas cosas, so pena de desaparecer en el ánimo del elector pues es evidente que su problema principal está en el priísta resentido por haber sido desplazado por otros que hoy reposan confortablemente en un mullido sillón de gobierno del Estado de Sonora o en algún municipio.

De ese malestar se ha valido Morena para empujarlos a cargos de elección popular que ejercerán durante tres años en algunos casos y de seis en otros. Mientras eso ocurra, el priísmo ha sido pulverizado por su arrogancia en el ejercicio del poder, si no, voltée usted a ver a quienes dejarán próximamente el cargo detentado.

O usted, ¿qué opina amable lector?. 

El autor es abogado postulante por la UNAM, ha sido catedrático universitario en varios Estados y articulista en diversos periódicos del país. Teléfono (6621) 57.7114 celular  primalex2010@hotmail.com


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=209021 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *