Para los que saben





Roberto Fleischer Haro/


Dia de publicación: 2018-09-10


De acuerdo con las cifras proporcionadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Según los datos oficiales, desde el mes de enero hasta julio 2018 se registraron 228 atracos y 46 hurtos a negocios, los cuales siguieron con los procedimientos legales, mientras que otros hechos permanecen con la denuncia ante el Ministerio Público.

De igual manera, las cifras revelaron que desde enero hasta julio de 2018 se han elaborado 206 averiguaciones por asaltos a mano armada y 27 más por robos simples en perjuicio de establecimientos comerciales

Nadie en lo absoluto puede negar que la seguridad pública constituye el reclamo número uno en la lista de prioridades de los ciudadanos, hoy por hoy es el principal problema.

La delincuencia en todos sus niveles y manifestaciones es el azote moderno que

flagela a los conglomerados humanos. Consecuencia inevitable de la concurrencia de múltiples factores de índole social, general, familiar, mental, moral, cultural y económica, fenómenos que al actuar simultáneamente generan el crimen de terror, desesperación e impotencia que se padece por doquier.

Debemos reconocer que en nuestra ciudad hay problemas muy acentuados y constantes de diferentes ilícitos que merecen la atención inmediata de las fuerzas policíacas, para que los ciudadanos tengan tranquilidad y se respeten sus derechos, lo que también es prioritario.

Pero también debemos todos los ciudadanos de alguna manera participar en apoyo a las autoridades, la seguridad pública no nada más es responsabilidad del gobierno, todos vamos en la misma nave, es importantes unir esfuerzos con un mismo fin, tener confianza y brindarles todo el apoyo a las corporaciones de seguridad, no darles la

espalda, hacer causa común tomar la misma bandera sin distingos de credos ni siglas partidistas.

Se debe reforzar y dar mayores atribuciones a nuestras corporaciones policíacas, equiparlas, proporcionarles lo necesario para el mejor desempeño de su cometido como actualmente se está haciendo, que se hagan recorridos comunitarios en las zonas urbanas más conflictivas a pie tierra, proceder con base en un procedimiento sistemático operativo y de ser posible se retome el viejo esquema de seguridad, el cual fue muy efectivo en su tiempo, como lo sería hoy.

NO HAY PEOR LUCHA QUE LA QUE NO SE HACE. Desde hace muchos años, en Sonora desapareció la figura de los departamentos de investigación por considerarlos contrarios a la apariencia constitucional del Ministerio Público, en quien recae la responsabilidad de la indagatoria de los hechos delictivos de su fuero.

Insisto y sugiero modestamente que se debe analizar la activación de los desaparecidos Departamentos de Investigaciones, con facultades no de prevención sino de investigación de un delito, para que se le proporcione al propio Ministerio Público Investigador, pero además estaría encaminado a la investigación cotidiana en general, los que anteriormente funcionaban adscritos a la Jefatura de Policía y Tránsito Municipal o en su efecto la policía encubierta, teniendo su esfera de acción en todo el municipio.

Sonora cuenta con policías investigadores de primer nivel, con vastos conocimientos en la materia, probos, sanos, responsables, con ética, leales e institucionales, que aportarían sus conocimientos y redundarían en beneficio de nuestro Estado.

Con lo anterior se secundaría en materia de seguridad con los otros niveles de gobierno, actuando con estricto apego a la Ley, respetando las garantías individuales y derechos humanos de los ciudadanos,

protegiendo los intereses, e integridad física de los mismos, sin distingos ni ventajas para nadie, con trato prudente y humanitario para todos pero con mano dura ya que los ciudadanos y empresas requieren de la seguridad a la cual tienen derecho y la confianza en las instituciones para aplicar la Ley.

Indagando documentos de interés personal me encontré uno de mucha valía para el que esto escribe, y a continuación se lo transcribo:

“Por la necesidad de dar mayor protección y seguridad a los ciudadanos de los Municipios, en materia de seguridad pública, se constituyó el 19 de Febrero del año de 1935 por instrucciones del C. Gobernador Constitucional Interino, Emiliano Corella M., la Ley número 133 que crea Las Oficinas de Identificación Criminal en el Estado de Sonora.”

Misma Ley que se encuentra vigente ya que hasta el momento no ha sido derogada.

Con la referida Ley se conformaron los Departamentos de Investigaciones y Averiguaciones Previas, adscritos a la Jefatura de Policía y Tránsito Municipal, con el fin de coadyuvar con el Ministerio Público del Fuero Común, en la búsqueda y aprovechamiento de los indicios materiales que fueran necesarios para el ejercicio de sus funciones.

La seguridad pública es y seguirá siendo la columna vertebral del Estado y todo Municipio, por lo que su labor es determinante en la garantía de protección y seguridad.

Roberto Fleischer Haro

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583

E mail robertf.haro@hotmail.com


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=209015 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *