El órden y el tiempo





Roberto Fleischer Haro/


Dia de publicación: 2018-07-06


La inseguridad pública es un tema muy complejo, se debe trabajar pensando en el bien común, proteger la integridad física y bienes de la sociedad y del Estado.

Debemos trabajar en común acuerdo gobierno y sociedad, hay infinidad de elementos policíacos mayores ya retirados, que podrían servir como asesores, dado a su amplia experiencia y, proporcionar sus vivencias.

Hay que ser honestos el que no pueda que se retire, hay muchos hombres capaces que pueden demostrar su valía en seguridad pública, todo puede cambiar, en orden y tiempo se encuentra el secreto de hacerlo todo, y de hacerlo bien.

Ya están dadas las bases para hacer lo posible en la transformación en materia de seguridad pública se tiene una Ley modelo que debe desarrollarse y generarse en un proceso de ejemplo de policía, que tienda a la protección del ciudadano y no del gobernante.

Todos los ciudadanos deberíamos tener las mismas libertades y ser de la misma categoría, independientemente de que somos un mosaico donde las necesidades de cada parte del Estado son diferentes, pero consideramos que la libertad de los Sonorenses valdría lo mismo en un municipio que en otro.

Por lo tanto la criminalidad es un mal que amenaza con formar parte indisoluble de nuestra vida cotidiana; no debemos aceptarla ni tolerarla y mucho menos aprender a vivir con ella. La sociedad conjuntamente con los tres órdenes de Gobierno, habremos de enfrentar esta amenaza.

Para ello existen instrumentos legales, institucionales y sociales que al adoptarse, operarán como medios de contención del delito y combate a la delincuencia. Se trata de promover un cambio práctico y realista en las estrategias y tácticas de combate a la delincuencia.

Asumimos que el diseño e instrumentación del nuevo sistema de combate a la

delincuencia debe ser de voluntad desinteresada y con vocación de servicio a la comunidad en donde tenemos nuestra esfera de acción, pero con servidores públicos profesionales e íntegros, con instalaciones suficientes y adecuadas apropiadas a las necesidades.

Con equipo policial y criminalística acorde a los tiempos; y lo que es de vital importancia: La sociedad decidida y organizada a participar y fomentar una cultura relacionada con la denuncia y las formas de combatir el crimen.

Durante las últimas dos décadas se incrementaron considerablemente los delitos de robo domiciliario, robo a centros educativos en comercios y a mano armada, de vehículos, homicidios, tráfico de armas, secuestros y narcomenudeo, que son entre otros, los que más aquejan a la sociedad, debido fundamentalmente al incremento de la drogadicción, alcoholismo, vagancia, pandillerismo, crecimiento poblacional y a la crisis económica.

Recientemente, tanto a lo largo del territorio nacional, como en nuestra propia casa sonorense, este grave problema de la inseguridad amenaza con establecerse al centro de nuestras comunidades.

Es necesario asumir actitudes conciliadoras para que autoridades y ciudadanos coincidamos en los grandes objetivos comunes y trabajemos convencidos de ello, sólo el tiempo dará la razón al esfuerzo conjunto.

Roberto Fischer Haro.

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583.

robertf.haro@hotmail.com


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=206426 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *