¿Sabe el Gobierno Municipal que hará con la Seguridad Pública?





Roberto Fleischer Haro/


Dia de publicación: 2018-02-11


¿Conoce la dimensión y profundidad de los problemas que las han caracterizado históricamente?

¿Ha calculado los ritmos y procedimientos de un proyecto para reformar y actualizar la policía, así como los riesgos, conflictos y violencia potenciales derivados de la transformación e incluso desaparición de alguno de los problemas actuales?

¿Ha caracterizado la función que cumple la ilegalidad en la relación policía-sociedad?

En pocas palabras: ¿La administración cuenta con un proyecto de trabajo, reforma policial, racional, sistemática, integral y coherente? Relacionado a la seguridad de nuestro Municipio.

La incidencia de delitos patrimoniales en Hermosillo aumentó un 48% durante 2017 en comparación con el 2016; destacan el robo a casa habitación, así como el robo y asalto a comercio a mano armada sin considerar los delitos dolosos de acuerdo a los informes proporcionados por Seguridad Pública Municipal.

El conjunto de políticas que tienden a garantizar la paz pública a través de la prevención del delito y de las faltas contra el orden público, mediante el sistema del control penal con la coadyuvancia de los tres niveles de Gobierno actuando con estricto apego a la Ley nos darían mayores resultados positivos en la prevención, persecución y ataque frontal a la delincuencia.

Los ciudadanos mostramos rechazo a los disturbios pero somos parte del problema no de la solución, no aportamos nada que conlleve a resolver la dificultad de la violencia que tanto vivimos y pregonamos,

para tener seguridad y paz en las familias debemos participar unidos y hacer fuerza común, con decisión, sin temor, denunciando ante las autoridades todas las anomalías que consideremos son punibles, esa es parte de nuestra responsabilidad.

Por lo tanto la criminalidad es un mal que amenaza con formar parte indisoluble de nuestra vida cotidiana; no debemos aceptarla ni tolerarla y mucho menos aprender a vivir con ella. La sociedad conjuntamente con los tres niveles de Gobierno, habremos de enfrentar esta amenaza.

En el supuesto de que una fuerza pública que no cuente con el apoyo de la población, no tendría métodos que resulten aceptables para reforzar la ley de las causas que generan el delito y detectar el crimen.

Instrumentar la coordinación Municipal, que permita combatir las causas que generan la comisión de delitos y conductas antisociales, desarrollar programas y acciones de fomento a los

valores culturales y cívicos, que induzcan el respeto a la legalidad y a los derechos humanos.

Fomentar políticas preventivas y promover la participación de comunidades rurales en los programas de seguridad y convivencia ciudadana.

En tal virtud y con el propósito de atender en forma expedita los delitos que más aquejan a la sociedad, sugerimos, profesionalizar las instituciones policíacas, evitar la corrupción, diseñar estrategias conjuntas y organizarnos en las acciones prioritarias en materia de seguridad pública.

Para ello existen instrumentos legales, institucionales y sociales que al adoptarse, operarán como medios de contención del delito y combate a la delincuencia. No se trata de promover soluciones mágicas, sino de promover un cambio práctico y realista en las estrategias y tácticas de combate a la delincuencia.

Asumimos que el diseño e instrumentación del nuevo sistema de combate a la delincuencia debe ser de voluntad desinteresada y con vocación de servicio a la comunidad en donde tenemos nuestra esfera de acción, pero con servidores públicos profesionales e íntegros, con instalaciones suficientes y adecuadas apropiadas a las necesidades.

Con equipo policial y criminalística acorde a los tiempos; y lo que es de vital importancia: La sociedad decidida y organizada a participar y fomentar una cultura relacionada con la denuncia y las formas de combatir el crimen.

Por lo anterior, es fundamental apreciar que el fenómeno de la inseguridad pública es de altísima complejidad y que lograr el bien de la seguridad pública, ha de involucrar en consecuencia, a un complejo conjunto de instancias, ámbitos, poderes e institución.

Durante las últimas dos décadas se incrementaron considerablemente los delitos de robo en todas su modalidades, en comercios y a mano armada, de vehículos,

instituciones educativas, levantones, homicidios, secuestros, extorciones, pandillerismo, violaciones, violencia intrafamiliar y narcomenudeo, que son entre otros, los que más aquejan a la sociedad, debido fundamentalmente al incremento de la drogadicción, alcoholismo, vagancia, crecimiento poblacional y a la crisis económica.

Recientemente, tanto a lo largo del territorio nacional, como en nuestra propia casa sonorense, este grave problema de la inseguridad amenaza con establecerse al centro de nuestras comunidades. Hemos de dar un paso y salir frontalmente a combatir este mal.

Lo haremos poniendo todo el peso de la sociedad, a fin de revertir la apatía en que nos encontramos.

Coadyuvaremos con el estado y municipio y en coordinación con un Gobierno Federal, que manifiesta hoy contundentemente su voluntad de avanzar prioritariamente en este problema. Sobre todo lo haremos con la voluntad y participación ciudadana.

Es necesario asumir actitudes conciliadoras para que autoridades y ciudadanos coincidamos en los grandes objetivos comunes y trabajemos con lealtad ya que la seguridad es responsabilidad de todos.

Roberto Fleischer Haro

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583,


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=200641 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *