Evaluación Ciudadana





Sonia Gallardo M./


Dia de publicación: 2018-02-08


El concepto evaluación, que en sencillas palabras se traduce en la determinación de una calificación numérica obtenida tras la ponderación del mérito o valor de algo o de alguien en función de ciertos criterios, actualmente herramienta utilizada principalmente al proceso de producción, cobra actualmente relevancia dentro del ámbito público ante las fuertes problemáticas generadas por la corrupción y la impunidad. Por tal motivo se requiere que el ciudadano tenga no solo más presencia sino participación en la gestión pública pues es precisamente la población la que resulta directamente afectada por la desviación de los recursos públicos.

Con la evaluación se busca la medición para conocer el grado de avance o retroceso con respecto a un objetivo. Lo que no se mide no se puede mejorar (Peter Drucker). Por este motivo el concepto evaluación al desempeño de instituciones, autoridades y servidores públicos avanza  gradualmente como una herramienta  para medir objetivamente la gestión de las actuaciones o el logro de objetivos institucionales.

Evaluar implica necesariamente analizar si se llegó o no al resultado, de manera eficiente y eficaz, así como concluir cuanto se invirtió o dejó de invertir o si la inversión fue necesaria y sobre todo útil en congruencia al interés superior que representa el bienestar de la sociedad.

Desafortunadamente el conocimiento reiterado de hechos de corrupción y la impunidad entre otros, han sido fenómenos que en estos últimos años han acelerado la lesión que ya aquejaba la credibilidad de las instituciones, por lo que la opinión publica cada vez más enterada pone en duda no solo la tendencia sino incluso la efectividad de gobernantes y legisladores e incluso de candidatos que a la moda han ido saltando de un partido a otro, violentado sus principios no solo personales sino partidistas, con gran flexibilidad que ha acrecentado las suspicacias sobre su compromiso y que se acrecentan al  llegar como aspirante a un puesto de elección popular.

En este orden de ideas de establecerse esta evaluación al desempeño, lo positivo sería que la mejor publicidad la otorgaría el resultado, lo bien hecho y logrado evitándose lo que actualmente resulta tan oneroso, los gastos en publicidad. 

Con independencia a los resultados conocidos por los medios, los discursos, las estadísticas, el ciudadano, integrante  de una sociedad tiene su propia percepción de la realidad esto de acuerdo a lo que observan a su alrededor, seguridad, acceso a la salud, abasto, empleo, calidad del agua o del aire, pavimentación, iluminación, tiempo de espera del transporte público y otros más.

Quien protesta un cargo público, debe estar consciente y no olvidar, de que lo hace para representar ciudadanos, no partidos políticos o grupos de poder, por este motivo se le toma protesta del cargo de cumplir y hacer cumplir las leyes cumpliendo no solo con sus obligaciones sino con el tiempo establecido para su acción pública, buscando el logro del interés superior.

En el caso de gobernantes y legisladores la evaluación ciudadana debiera tomarse en cuenta  como requisito de procedibilidad para su registro como candidato puesto que tal calificación representa la calificación de 0 a 100 de los resultados obtenidos de acuerdo al criterio de los ciudadanos quienes de acuerdo al texto constitucional son sus representados y usuario de servicios públicos.

Se requiere reflexionar que este esquema de evaluación  debe ser emitida directamente por el  ciudadano para lograr un resultado objetivo y su calificación no debe tener caducidad y practicarse periódicamente de acuerdo a cada cargo ocupado, esto principalmente a los integrantes de la clase política, esto es para todos aquellos que se auto denominan políticos por profesión o principal actividad.

No obstante se deben analizar los esquemas para esta evaluación para que se exprese directamente por ciudadanos sin estar limitados a organizaciones, cámaras o agrupaciones académicas,  para evitar la posibilidad de que sea dirigida su respuesta de acuerdo a la tendencia gremial (que no afirmo que pase pero pudiera darse el caso) nublando la nitidez de la evaluación, considerando que no se debe excluir dentro de los participantes la opinión de servidores públicos puesto que estos forman parte integrante de la sociedad y por tal motivo son usuarios de servicios y receptores de servicios públicos.

Esto a colación por la controversial actuación del consejo ciudadano de transporte meses atrás cuyos integrantes la totalidad de elementos objetivos se apresuraron a votar en favor a un aumento a 9 pesos por servicio de transporte urbano, tomando como indicador el tiempo en vez de la comodidad y seguridad del pasajero, como en la actualidad sucede.

Es por este motivo resulta interesante observar con mayor cuidado las actuaciones y resultados de consejos ciudadanos, ya que en este caso sus integrantes provienen de gremios, agrupaciones o universidades que por lo observado dista de la empatía y sensibilidad para aquellos ciudadanos de a pie, con salario mínimo y que precisan muchos de ellos para su subsistencia de realizar dos trabajos en el mismo día por lo que precisan trasladarse más de dos veces en transporte público.

Dicho lo anterior es conveniente comentar que los integrantes del Congreso deben redoblar esfuerzos para incluir en nuestro marco jurídico disposiciones que regulen el referéndum y  el plebiscito, con la finalidad de que no necesariamente sean únicamente universitarios los que expresen su opinión por la ciudadanía ya que “hace más el que quiere que el que puede” en muchos casos.

Estos esquemas permiten la participación directa de la ciudadanía, esperemos que próximamente los integrantes del Congreso lleven a su seno a discusión de iniciativas que permitan sea una realidad el plebiscito y el referéndum en nuestro estado, esto representaría no solo un paso para la evaluación objetiva del desempeño de gobernantes y legisladores sino al mismo tiempo un paso para fortalecer la participación ciudadana y la democracia.

Sonia Gallardo Méndez


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=200573 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Artículos de éste autor