La CEVCE y su gran opacidad





Noé Becerra/


Dia de publicación: 2017-10-10


En pasados días se dio a conocer a la opinión pública en datos obtenidos por solicitud de acceso a la información de la Coordinación Ejecutiva de Verificación al Comercio Exterior del Gobierno de Sonora, que 2017 registra la mayor cantidad de decomisos en los últimos años.

En materia de vehículos de procedencia extranjera cita la información, desde el año 2004 hasta 2017 arroja un total de 4,369 embargos precautorios o decomisos. Lo lamentable es que dicha información oficial no detalla el origen y destino que la dependencia le ha dado a dichos recursos públicos.

Por ejemplo, es sabido que en la época aciaga del Padrecismo, Claudio Cuén Aranda, titular de la CEVCE por obra y gracia de Roberto Dagnino Acuña y hermano del malafamado Tesorero Mario Cuén Aranda, disponía de los recursos decomisados con una asombrosa facilidad del mejor prestidigitador del mundo. Desaparecía y hacía aparecer carros y mercancía.

Se asignaban vehículos a hijos de funcionarios, a amantes doble sexo, a vecinas, comadres, compadres, vecinos, parentela, etcétera, a través de contratos de comodato, incluso sin que esos vehículos fueran devueltos al concluír el sexenio de la corrupción. Lo mismo se repartía de manera personal los refrigeradores, televisores, estufas, aires acondicionados, etcétera.

Hablar hoy de 4369 vehículos decomisados es hablar de por lo menos la existencia de la mitad de ellos. Material y legalmente deben estar en los Recintos Fiscales. Pero además, deben 4369 vehículos estar justificados con 4369 créditos fiscales que por lo bajo son en promedio, 80 mil pesos que a su vez nos arroja un total mínimo de 349 millones 520 mil pesos.

Súmele a estos créditos fiscales un promedio de costo por vehículo de otros 80 mil pesos que nos arroja un gran total de 699 millones 040 mil pesos. Y eso sin contar la mercancía de procedencia extranjera y los créditos fiscales que genera ésta que bajita la mano andará en unos 5 mil millones de pesos amable lector.

¿Dónde están?. Verdad amable lector que sería bueno indagar ¿dónde quedó todo ese dineral en seis años de administración Padrecista, Boursista y actual, y se finquen responsabilidades?.

Primero, revisar los contratos de comodato y recoger cuanto vehículo esté prestado a personas que ni siquiera funcionarios públicos sean. Segundo, inventariar conqué se cuenta realmente. Hacer un parque vehicular. Tercero, Revisar los créditos fiscales factibles de recuperar o castigar los irrecuperables o prescritos. Cuarto, Dar a conocer financieramente el costo beneficio de la operación de la CEVCE. y Quinto, Dar a conocer públicamente un informe sobre la situación que guarda la administración de la CEVCE.

Esta sería entonces una administración pública pulcra y transparente y quitarse de encima la sospecha o la duda de que la CEVCE es la caja chica del gobierno estatal. La opacidad que siempre ha prevalecido en el manejo de los recursos públicos de la CEVCE le han llevado a ser señalada como un gran negocio donde nadie voltea a ver pues lo que se maneja allí, está muy impregnada del mismo olor que tienen las aduanas: aroma de billete verde.

O usted, ¿qué opina amable lector?. 

El autor es abogado postulante por la UNAM, ha sido catedrático universitario en varios Estados y articulista en diversos periódicos del país. Teléfono (6621) 57.7114 celular  primalex2010@hotmail.com


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=196489 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *