Dispara... ya estoy muerto.





Noé Becerra/


Dia de publicación: 2017-06-16


Al abordarse la respuesta que la policía ministerial estatal tuvo sobre el asunto de los macheteros me vino a la mente de inmediato, los viejos tiempos en que la vieja policía judicial del estado y la policía municipal de Cajeme eran muy respetadas por la sociedad de aquel entonces.

Sus elementos no se andaban con tibiezas. Enfrentaban a la delincuencia con el mismo valor conque la delincuencia enfrentaba a éstos. Fuego con fuego. No había entonces, las delicadezas del bullying, de los derechos humanos ni fenómenos sociales que impidieran a las policías actuar en protección de los intereses de la comuna.

Últimamente, el policía se estaba acostumbrando a que si actuaba, se le levantaba una acta administrativa, se le rescindía su contrato de trabajo, lo procesaban y recluían en un centro penitenciario o bien, lo privaban de la vida.

Bien por el Fiscal General de Justicia al imponer la vigencia del artículo 15 del Código Procesal Penal en el sentido de observar la defensa legítima cuando las fuerzas del orden intervengan en cumplimiento del deber, disparando en contra de los macheteros.

Esto, aunque penoso, porque se privó de la vida a cuatro facinerosos que creyeron que podían hacer de las suyas blandiendo sendos machetes, hizo que los macheteros recularan en sus aviesos propósitos. Bien, por las fuerzas del orden. Ya tienen el respaldo de sus superiores y lo más importante aún, el apoyo y reconocimiento de la sociedad.

Ahora falta el segundo paso. Que la medida se aplique a todo aquel delincuente que ponga en peligro a cualquier integrante de la sociedad cuando medie una arma de cualquier clase y tipo, tomando en cuenta las circunstancias y los riesgos que ello implique, y que el policía pueda dispararle al delincuente.

Mano dura, es lo que se necesita. Dice el refrán popular que donde hay miedo, ni coraje da. El delincuente sabe bien a que se enfrenta. Recitan de memoria el procedimiento administrativo y penal en cuestión de minutos cuando son detenidos. 

Saben perfectamente cuáles son sus derechos pero no sus obligaciones. Saben también la situación del policía. Y que el más débil de la cadena penal, no lo es el delincuente sino el propio elemento policíaco, pues está desprotegido de todo, hasta del apoyo de sus superiores.

Si eso se invierte, y se le dota al policía de un verdadero mando y de la capacidad de acción ante la delincuencia desmedida que asuela a la sociedad, seguramente tendremos elementos policíacos como los que están logrando aplacar a los macheteros, dignos y orgullosos del uniforme y leales a sus superiores.

Que la Comisión de Derechos Humanos equilibre más su intervención no extralimitándose, señalando con índice de fuego a los mandos policíacos a grado tal de sentar en el banquillo de los acusados al policía quien finalmente es el enjuiciado y no el delincuente quien se solaza en libertad del juego perverso de la ley.

Si los cuerpos policíacos de Sonora no empiezan a disparar para hacer valer su autoridad y determinaciones en contra de la delincuencia, créame amable lector, que la sociedad empezará a tomar la justicia por su propia mano convirtiéndola en una tierra sin ley.

Además, habrá qué decir que los cuerpos policíacos están para salvaguardar la vida, el patrimonio, la salud, la integridad de los sonorenses cueste lo que cueste, y ese costo no debe estar cifrado en las lesiones y muerte sólo de los policías que intervienen en las refriegas.

La delincuencia del orden común es la más numerosa que existe en el Estado y en el país incluso, por lo que es la que más se debe combatir por parte de la Seguridad pública estatal. El robo a casahabitación y comercios, la violación, los homicidios, la riña, las lesiones, las amenazas cumplidas o no, son las que más lastiman a la comunidad.

O usted, ¿qué opina amable lector?. 

El autor es abogado postulante por la UNAM, ha sido catedrático universitario en varios Estados y articulista en diversos periódicos del país. Teléfono (6621) 57.7114 celular  primalex2010@hotmail.com


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=192146 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *